La pobreza expulsa a niños de México

La migración infantil es un fenómeno que se mantiene en México. Datos del gubernamental Instituto Nacional de Migración (INM) revelan que en 2009 más de 24.000 niños y adolescentes fueron deportados por el gobierno de Estados Unidos.

Image caption En 2009, más de 24.000 niños y adolescentes fueron deportados por el gobierno de EE.UU.

Más de la mitad viajaban solos. Los menores cruzaron la frontera sin documentos migratorios, la mayoría para reencontrarse con su familia pero también en busca de un empleo, indicó el INM.

Según especialistas, los niños conforman la población más vulnerable entre las personas que emigran, porque corren el riesgo de caer en redes de trata de personas.

"Es una realidad que enfrentan diariamente. Muchos terminan como polleros (traficantes de personas), transportando droga o son explotados sexualmente", le dijo a BBC Mundo Gerardo Sauri, director de la Red por los Derechos de la Infancia de México.

Casi todos los menores deportados tenían entre 12 y 17 años de edad, pero según el INM unos 2.000 eran menores de esa edad.

Los más pobres

La mayoría de los niños mexicanos que emigran a Estados Unidos lo hacen por pobreza, insistió Sauri.

"En México no hay una perspectiva de empleo ni para ellos ni para sus familias. Por eso aceptan el maltrato y riesgo que significa su viaje", dijo.

Desde hace varios años aumentó el número de familias que dependen de las remesas enviadas por los niños, quienes, sin embargo, tienen una situación más difícil que la de los adultos, recordó el especialista.

Y es que según estudios de organizaciones estadounidenses, como el Pew Hispanic Center, los menores latinos se encuentran entre la población más pobre de ese país.

"Los niños tardan mucho tiempo en encontrar buenas condiciones laborales, y mientras tanto viven en condiciones de hacinamiento, con sueldos menores a los adultos", explicó Sauri.

Redes sociales

Los datos oficiales se refieren a los menores que fueron detenidos por las autoridades estadounidenses, pero no hay cifras sobre la cantidad de niños que lograron su objetivo y se quedaron en Estados Unidos.

Estimaciones del Colegio de la Frontera Norte, una universidad que se ha especializado en el estudio de la migración, indicaron que unos 40.000 menores de edad iban a intentar cruzar la frontera en 2009.

La mayoría pertenece a estados con larga tradición migrante, como Guanajuato, Michoacán y Zacatecas, en el centro del país, pero también abundan los que provienen de zonas donde el fenómeno es más reciente, como Chiapas en el sureste o Durango, en el norte.

Estos corren más riesgo, afirman especialistas, porque no cuentan con una red social sólida que les permita sortear las redes de trata o a los traficantes de personas.

Para atender a los menores repatriados, el gobierno mexicano tiene albergues especiales en ciudades de la frontera con Estados Unidos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.