EE.UU. no deportará a haitianos sin papeles

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Janet Napolitano, anunció este viernes que los haitianos que se encuentran indocumentados en el país podrán acogerse a un Estatus de Protección Temporal (TPS) debido al terremoto que azotó a Haití el martes 12 de enero.

Image caption La secretaria enfatizó que sólo podrán acogerse al TPS los haitianos que ingresaron hasta el 12 de enero.

"Éste es un mensaje de compasión para el pueblo de Haití y un reconocimiento de la absoluta devastación que su país ha sufrido", dijo la funcionaria.

El TPS estará vigente por 18 meses y favorece a todos los haitianos que se encontraban en el país al 12 de enero y no a los que ingresen después, señaló la funcionaria, que caculó que podrán acogerse de entre 100.000 a 200.000 personas.

La corresponsal de BBC Mundo en Asuntos Hispanos en Los Ángeles, Marcia Facundo, indica que la medida significa una gran conquista para la comunidad haitiana en Estados Unidos que, desde el sismo del martes, ha estado reclamando al gobierno del presidente Barack Obama que regularice el estatus de los inmigrantes indocumentados de Haití.

"Ahora que tendrán permiso para trabajar, los haitianos que viven en Estados Unidos podrán ayudar a sus familiares en su tierra natal, que fueron afectados por el terremoto, con el envío de remesas", observa Facundo.

Haitianos en EE.UU.

El TPS es un beneficio que concede Washington a personas que huyen de conflictos armados y desastres naturales, como ha ocurrido con varios países centroamericanos afectados por huracanes y temblores, y les permite a los receptores vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos por un tiempo.

La funcionaria afirmó que los haitianos que deseen solicitar los beneficios del TPS pueden hacerlo a través de la página de internet de la oficina de servicios de inmigración y ciudadanía (www.uscis.gov).

Dos días antes, Napolitano había suspendido las deportaciones de ciudadanos haitianos indocumentados, incluidos los que están detenidos.

Antes de esta decisión, las autoridades estadounidenses estaban procesando órdenes de deportación para unos 30.000 haitianos, de acuerdo al Servicio de Inmigración de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

Según organizaciones no gubernamentales, en Estados Unidos hay unos 76.000 inmigrantes indocumentados de Haití y unos 535.000 residentes legales.

Contenido relacionado