En Haití, los niños primero

Niños en un orfanato de Haití el 18 de enero
Image caption EE.UU. permitirá el ingreso temporal de huérfanos haitianos, que eventualmente podrían ser adoptados.

Estados Unidos permitirá temporalmente la entrada de niños huérfanos de Haití luego del devastador terremoto que sacudió al país caribeño el 12 de enero.

Así lo confirmó este lunes la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, quien aclaró que, si bien su gobierno está comprometido en lograr la reunificación de las familias en Haití, el "uso de permisos humanitarios para los huérfanos que son elegibles para adopción en Estados Unidos les permitirá recibir el cuidado que necesitan".

La política del permiso humanitario de EE.UU. será aplicada con el criterio de "caso por caso" para los niños haitianos legalmente confirmados como huérfanos y elegibles para adopción en otro país. También para quienes estén siendo adoptados por ciudadanos estadounidenses.

Napolitano agregó que además son elegibles los niños que hayan sido previamente identificados por una agencia de servicios de adopción y quienes coinciden con los requisitos de potenciales padres en Estados Unidos.

Lea: Pedro Pan para niños haitianos

La semana pasada, la Arquidiócesis de Miami, en el sureste de Estados Unidos, propuso un plan para llevar a ese país a los niños cuyos padres murieron en el sismo, en un proyecto que busca emular la operación Pedro Pan, que llevó a más de 14.000 menores de Cuba a Estados Unidos en los '60.

Según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) Haití tiene alrededor de 380.000 niños huérfanos y se cree que el número se incrementó dramáticamente luego de la devastación y muerte que generó el terremoto.

Avión desde Holanda

Además de EE.UU., Holanda está ayudando a acelerar los procesos de adopción para permitir que decenas de huérfanos haitianos se unan a sus familias adoptivas tan pronto sea posible.

Un avión partió este lunes de ese país europeo para recoger en Puerto Príncipe a 109 niños huérfanos que ya estaban en proceso de adopción antes de que el terremoto golpeara a Haití.

Lea: Bill Clinton pide efectivo para Haití

El ministro de Justicia, Ernst Hirsch Ballin, dijo que estaban acelerando el trámite por obvias razones humanitarias.

Un portavoz de ese ministerio dijo que no se trata de recoger niños de la calle y montarlos en un avión, sino que todo tiene que ver con un proceso serio de casos confirmados de niños huérfanos.

Por otro lado, el ministro de Desarrollo de Francia, Alain Joyandet, informó que aunque no acelerará los procesos de adopción, dará prioridad a los niños “con documentos para los que no queden cuestiones pendientes".

Estos niños serán traídos a Francia "tan pronto como sea posible".

Image caption El Francia se estima que antes del sismo habían más de 1.200 solicitudes de adopción de niños haitianos.

Las asociaciones de padres franceses hablaron que hay pendientes entre 1.200 a 1.500 solicitudes.

Según las autoridades francesas, en 2008 fueron adoptados 731 niños haitianos.

Sin embargo, Naciones Unidas mostró su preocupación ante la posibilidad de que muchos menores sean raptados bajo el escudo de un proceso de adopción falso.

Este lunes el Comité de los Derechos del Niño de la ONU advirtió contra los "secuestros" bajo la "cobertura de adopción" en Haití y manifestó su preocupación "por los miles de niños separados de su familia", en un comunicado publicado en Ginebra.

Participe: ¿Cuál es la mejor manera de ayudar a Haití?

"Alarmado por las recientes informaciones que dan cuenta de saqueos y violencias", el comité reclamó "medidas eficaces para proteger a los niños contra todas las formas de violencia y explotación, incluida la violencia sexual y los secuestros bajo cobertura de adopción".

El éxodo

La adopción de niños puede tornarse como otra forma de éxodo para los haitianos, que buscan huir de Puerto Príncipe -epicentro del sismo- o del país.

El enviado especial de BBC Mundo a Haití, Carlos Chirinos, informó que muchos haitianos llegaron a decirle que se unirán al éxodo en cuanto puedan, sin importar cuál sea el destino.

"Acá no hay nada que hacer. Nunca lo hubo. Ahora menos", le dijo Toussand, un joven carpintero.

En todo caso, el enviado especial de BBC Mundo indicó que en los campos de damnificados que se ven en diferentes puntos de Puerto Príncipe tras el sismo, son los niños los que predominan.

"Es impresionante como destacan entre tanta desolación", dijo Chirinos.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.