Haití: más soldados, menos gente

Mientras unos 5.000 haitianos se agolparon este lunes frente a la embajada de Estados Unidos para lograr una visa que les permita abandonar Puerto Príncipe, más de 2.000 infantes de marina de ese país se preparan para unirse a los mil efectivos que Washington desplegó en la nación caribeña.

Image caption Otros 2.000 infantes de marina se aprestan para llegar a Haití.

Pero estos no serían los únicos hombres armados que llegarían a Haití tras el terremoto de 7.0 en la escala de Richter que destruyó gran parte de su capital. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban ki-Moon, recomendó al Consejo de Seguridad de la ONU que otros 1.500 policías y otros 2.000 soldados se unan a los más de 9.000 cascos azules que había en el país.

La corresponsal de la BBC en las Naciones Unidas, Barbara Plett, informó que en los pasillos de la organización se anticipaba una posible aprobación del plan del secretario general para este martes.

El arribo de más fuerzas de seguridad se produce en momentos en que la desesperación entre la población local se acentúa, a pocas horas de cumplirse una semana de la tragedia.

Aunque este lunes fuerzas estadounidenses y cascos azules debieron enfrentarse en la entrada del aeropuerto con una multitud enfervorizada, el subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, John Holmes, dijo que la situación general está controlada.

Zona militarizada

La llegada de más infantes de marina estadounidenses coincide también con las advertencias del gobierno francés, que se suma así a Venezuela y Nicaragua, sobre el papel de Washington en la crisis haitiana.

"Se trata de ayudar a Haití, no de ocupar Haití", dijo el secretario de Estado francés para la Cooperación, Alain Joyandet, en declaraciones a la emisora Europe 1 después de un viaje a Puerto Príncipe.

Lea también: ¿Quién manda en Haití?

David Loyn, uno de los corresponsales de la BBC en Puerto Príncipe, recordó que el ejército estadounidense controló el aeropuerto de Puerto Príncipe a las pocas horas de ocurrido el terremoto, provocando inquietud en los trabajadores humanitarios, quienes piensan que la ayuda debe ser una cuestión manejada básicamente por civiles.

Pero según el corresponsal, las organizaciones civiles han encontrado muchos problemas para hacer su trabajo debido a que el sismo destruyó la organización de ayuda existente antes de la tragedia.

Irse a como dé lugar

Image caption Casi 5.000 aspirantes a obtener una visa se amontonan alrededor de toda la embajada de EE.UU.

A casi una semana del terremoto que destruyó gran parte de la capital haitiana, miles de personas hacen todo lo posible para alejarse de Puerto Príncipe, ya sea a otro país o hacia el interior de la nación caribeña.

Mark Doyle, otro de los corresponsales de la BBC en Puerto Príncipe, informó que unas 5.000 personas hacían cola este lunes frente a la embajada de Estados Unidos para obtener una visa.

"Están parados bajo el sol ardiente, controlados por los soldados estadounidenses", señaló el corresponsal.

Muchos de ellos tienen familiares entre los decenas de miles de haitianos que viven en Estados Unidos, pero los que no cuentan con esta suerte o no tienen los recursos para dejar el país se conforman con dejar la ciudad por el campo.

Participe: ¿Cuál es la mejor manera de ayudar a Haití?

La adopción como salida

Mientras, Estados Unidos y Holanda están ayudando a acelerar los procesos de adopción para permitir que decenas de huérfanos haitianos se unan a sus familias adoptivas tan pronto sea posible.

Image caption La adopción es una de las formas de alejar a los niños de Haití. Organizaciones advirtieron de abusos.

Por lo pronto, varios niños adoptados por familias holandesas llegaron a Holanda este domingo y funcionarios aseguran que se ha enviado un avión especial para llevar a unos 100 más.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, le dijo a la cadena de televisión CNN que ella está personalmente involucrada para asegurarse que se haga "todo lo posible por tratar de encontrar e identificar a los niños que son adoptables... y tratar de acelerar el papeleo... para llevarlos a su nuevo hogar".

Pero no va a ser tarea fácil, ya que, en los casos de adopciones pendientes, hay preocupación de que se hayan perdido documentos vitales a tal efecto. Hasta los orfanatos han sido destruidos o dañados por el sismo.

Francia y Canadá están también entre los países que tienen familias con adopciones pendientes en Haití.

Pero los grupos de defensa de los niños han advertido en contra de empezar procesos de adopción en medio de la situación de emergencia que vive el país caribeño. Además, previnieron de los peligros de posibles abusos.

Haití tiene alrededor de 380.000 huérfanos, de acuerdo a la UNICEF, la agencia de Naciones Unidas para la infancia. Pero se prevé que el número se incrementó luego de la devastación y muerte que generó el terremoto del 12 de enero.

La Arquidiócesis de Miami, Estados Unidos, propuso la semana pasada un plan para llevar a ese país a los niños cuyos padres murieron, en un proyecto que busca emular la operación Pedro Pan, que llevó a más de 14.000 menores de Cuba a Estados Unidos en los '60.

Lea: Pedro Pan para niños haitianos

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.