¿Cómo se comunica Haití tras el sismo?

Sobrevivientes al terremoto de Haití
Image caption Los haitíanos que viven en el extranjero acuden a la web para saber de sus familiares en Haití.

Minutos después del terremoto, como las líneas de teléfono se colapsaron, los haitianos intentaron averiguar cómo se encontraban sus familiares y amigos usando la web y las redes sociales.

"No sé cómo, pero la mayoría de las infraestructuras de la red sobrevivieron", le dijo a la BBC Reynold Guerrier, ingeniero de la red en la Asociación de Desarrollo de la Información y la Comunicación Tecnológica de Haití (AHTIC, por sus siglas en inglés).

Guerrier señaló que todavía necesitaban combustible para que el centro de datos funcionara y que ha pedido ayuda a las ONGs a través de internet.

Como muchas personas estaban mandando correos electrónicos, usando Twitter y comprobando Facebook, miles de voluntarios unieron fuerzas para construir una herramienta que ayudase a los necesitados- una combinación entre web y tecnologías de la telefonía móvil, medios de comunicación tradicionales y voces de la gente en el terreno.

Los mapas del proyecto Ushahidi recogen las informaciones enviadas por la gente en Haití, que pueden usar el móvil e internet para informar sobre los riesgos de infraestructuras, la falta de agua y comida y de personas desaparecidas.

"Ubicamos todos estos datos en un mapa y organizamos la información", afirmó el cofundador de Ushahidi, Erik Hersman.

"Después mandamos estos mapas a las organizaciones que se encuentran en el terreno, lo que les permite después cubrir las necesidades específicas que la gente envió".

Un trabajo de multitudes

Ushahidi llegó a un acuerdo con la operadora local de telefonía móvil Digicel y creó un código corto para que la gente pudiera mandar sus mensajes.

Estos mensajes son recibidos en los centros de control, localizados en Boston y Washington. Un tercio de ellos será ubicado en Génova para proporcionar un servicio de 24 horas.

Alrededor de 10.000 haitianos se ofrecieron para traducir los mensajes de criollo a inglés y para buscar más información si hacía falta.

Otros voluntarios y expertos intentan contrastar la información y ubicarla en el mapa. Esto es crowdsourcinga una gran escala. Es decir, un proyecto en el que participan

Patrick Meier, uno de los directores de Ushahidi, dijo a la BBC que "tuvimos comunicación a través de Skype entre un voluntario en Boston y alguien que se encontraba en la pista del aeropuerto de Puerto Príncipe para encontrar GPS coordinados que nos permitieran tener acceso a las direcciones más complicadas".

Pero ¿cómo se consigue que los haitianos que no tienen acceso a internet sepan sobre la existencia de este mapa? La respuesta es la radio, uno de los medios de comunicación más tradicionales.

Lea también: Una radio que salva vidas

Ushahidi trabajó con InSTEDD, una organización que ayuda en asuntos humanitarios a través de innovaciones tecnológicas. Visitaron las emisoras de radio local e intentaron difundir que los haitianos podían enviar mensajes cortos con el código 4636 para informar de su situación.

Ésta no es la primera crisis en la que la página web Ushahidi participa.

El primer mapa fue creado tras los disturbios originados en las elecciones de Kenia en 2007.

"Vimos que el proyecto funcionó y pensamos, que si funcionó en África, por qué no iba a funcionar en otro lugar", explicó Hersman.

En el terreno

Image caption Muchos haitíanos, faltos de agua y comida, usan internet para informar de su difícil situación

Las organizaciones en el campo de trabajo usan la información y envían la ayuda a los necesitados. Aunque el acceso a internet es un obstáculo.

"Estamos contribuyendo con el mapa y asegurándonos de que la información es correcta", afirmó Karina Brisby, directora de la campaña digital de Oxfam.

"Pero el problema de tener un deficiente acceso a internet nos ha impedido usar el mapa, así que nosotros estamos usando más las formas de comunicación tradicionales como los sistemas para agregar información deNaciones Unidas y los teléfonos por satélite. El mapa complementa al resto de la información".

Brisby afirma que como el acceso a internet no está extendido en Haití, la gente usa más los teléfonos móviles.

Según cree, éste es el motivo por el que los móviles son cruciales durante una crisis y el por qué algunas organizaciones trabajaron sin descanso para volver a levantar las torres de telefonía móvil lo antes posible.

"No hubiéramos tenido ninguna ayuda"

Joel Dresse estaba en Estados Unidos cuando ocurrió el sismo y volvió a Haití para reencontrarse con su familia y sus hijos.

Dresse explicó que se enteró de la noticia a través de sus amigos y familiares, que estaban en Haití conectados a Facebook, pero añadió, "conectarse a internet está siendo complicado. Lo más seguro que tenga que ir a la frontera con República Dominicana a comprar combustible para nuestro generador".

Las redes se han convertido en una buena forma de comunicarse para aquellos que pueden usar internet.

Yael Talleyrand, una joven de 16 años de Jacmel, Haití, dijo que usó Twitter para "asegurarse de que su familia y la gente que se encontraba en los edificios, que no se derrumbaron tras el terremoto, se encontraban bien".

"Además, nadie pensó que el terremoto también había sacudido la ciudad de Jacmel y, si no hubiéramos hecho algo por averiguar cómo se encontraba la gente, simplemente no hubiéramos recibido ninguna ayuda", añadió Yael.