Gobierno cubano se reúne con emigrados

Francisco González Aruca se escapó de la prisión de La Cabaña disfrazado de adolescente. Había sido condenado a 30 años de prisión por los tribunales revolucionarios de Cuba que lo acusaban de conspirar en un grupo católico clandestino. Ocurrió en los inicios de los años 60.

Image caption Aruca dirige un programa de radio que da una visión diferente sobre la realidad cubana.

Se refugió en la embajada de Brasil y estuvo allí 18 meses sin que el gobierno cubano le concediera un salvoconducto para abandonar el país. Finalmente el propio Raúl Castro le permitió salir a petición de la esposa del embajador brasileño.

Llegó a Miami antes de la Crisis de los Misiles y encontró "a los exiliados alistándose en el ejército de los Estados Unidos para invadir Cuba. Para mí fue demasiado". A fines de los '60 se integró a un grupo de exiliados que condenan el bloqueo y empieza a promover el diálogo con el gobierno cubano.

Creó la primera línea chárter para vuelos La Habana-Miami, dirige un controvertido programa de radio en Florida y ha participado en todos los encuentros de la nación caribeña con la emigración desde 1978.

Participa como emigrado y como periodista en el evento que se inicia este miércoles en La Habana, que convoca a 450 delegados de 42 países. Casi la mitad de ellos vienen de Estados Unidos, donde vive la mayor comunidad con alrededor de un millón de cubanos.

La elección de los invitados la realizó la cancillería cubana entre aquellos que "mantienen una actitud activa en defensa de la Patria (…) que apoyan la lucha del pueblo contra el bloqueo y aceptan la independencia del país".

En círculos políticos se especula con que el gobierno estaría dispuesto a hacer reformas migratorias a favor de los emigrados durante las semanas siguientes a la reunión.

Presente en Cuba para este evento, Aruca concedió esta entrevista a BBC Mundo.

¿Qué utilidad tienen los encuentros de "la nación y la emigración"?

En el primer encuentro de 1978 pasaron dos cosa importantísimas: la liberación de 3.000 presos políticos y, más trascendental aún, se abrieron los viajes de la comunidad (se autorizaron las visitas a Cuba de los emigrados).

Image caption En 2009, visitaron Cuba alrededor de 200.000 emigrados tras el fin de las restricciones.

Posteriormente, en los demás encuentros se realizaron definiciones conceptuales importantes, como que la relación con la emigración es necesaria y deseable, algo que se ratifica en esta reunión. También hubo cambios migratorios, como el documento de viaje que sustituyó a los permisos de entrada.

En este encuentro se nos dijo que todo tópico que consideráramos importante podría ser discutido y que habrá una división por grupos de interés. Yo creo que es necesario analizar más detalladamente las necesidades que tienen los emigrados cubanos.

¿Cuáles son las principales necesidades?

Yo no soy vocero de los emigrados, pero creo que Cuba debe establecer mejores mecanismos de comunicación con la emigración. Es difícil de lograr porque sólo hay consulado en Washington, pero hay que buscar entonces algún mecanismo.

Otro de los problemas es que desde el acuerdo de migración de 1995 hay entre 15.000 y 30.000 cubanos que viven en los Estados Unidos y no han podido venir de visita porque supuestamente salieron de forma ilegal.

En la comunidad cubana de Estados Unidos hay miles de personas que no tienen seguro médico, sería bueno que el gobierno cubano creara un seguro a precios más accesibles. Si hay que hospitalizarlo que sea aquí, junto a su familia y mucho más barato que allá.

Hay otros emigrados que quisieran retirarse y volver a Cuba. Cierto es que es el gobierno americano el que no les deja cobrar la jubilación si viven aquí, pero sería útil que Cuba aceptara el derecho de ellos a regresar.

¿Hay alrededor de 30.000 personas pidiendo que se les deje regresar y 2.000 que lo han hecho sin pedir permiso?

Image caption Alrededor de 30.000 emigrados pretenden conseguir permiso para volver a residir en Cuba.

Sí, he oído la cifra. Si hay cubanos que quieren regresar a Cuba, hay que avanzar hacia eso. Yo sé que en Cuba nada de eso es rápido y no pretendo "empujar", pero hay que ir pensando y buscando salidas. Lo que no puede pasar es que se trate a todo el mundo como exiliados.

Hay más cosas pero hace falta un estudio profundo sobre esas necesidades.

¿Qué pasa con los llamados "desertores", aquellos que salieron de forma "ilegal"?

Yo creo que lo que define a un emigrado no es la forma en que salió. Yo creo que emigrado es todo aquel que se define como tal y desea tener con Cuba una relación normal, aunque tenga diferencias.

En definitiva, creo que todo lo que sea legítimo debe ser normal, y es perfectamente legítimo que un emigrado que fue a buscar un mejor nivel de vida pueda regresar a su país.

¿A qué se puede aspirar en esta reunión?

Yo creo que todos los tópicos importantes se van a poder discutir. Y yo aspiro a poder decir lo mismo que te estoy diciendo a ti.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.