Argentina busca ahondar lazos con China

Campo de soja en Argentina
Image caption La principal exportación argentina a china es la soja.

“Una relación estratégica”. Así define el gobierno argentino su intercambio comercial con la segunda economía más grande del mundo, China.

En efecto, el gigante asiático se ha convertido en los últimos años en el segundo socio comercial más importante del país sudamericano, después de la vecina Brasil.

Con el objetivo de profundizar el vínculo entre ambos países, esta semana el gobierno argentino comenzó una gira por los principales centros comerciales de China, acompañado por una delegación de empresarios argentinos.

La misión comercial es encabezada por el canciller argentino, Jorge Taiana, quien a último minuto debió tomar el liderazgo luego de que la semana última la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, anunciara sorpresivamente que no viajaría a China, como estaba previsto.

La decisión de la mandataria tuvo una explicación doméstica: Fernández quiso evitar cederle el mando del país a su vicepresidente, Julio Cobos, con quien mantiene una fuerte disputa política.

Lea también: Presidenta no confía en vicepresidente

Pero a pesar de que las causas del desplante no tuvieron nada que ver con las relaciones internacionales, muchos analistas advirtieron que la ausencia podía perjudicar la intención argentina de ahondar sus lazos comerciales con Pekín.

Este miércoles, hablando desde la ciudad de Shanghai, el canciller Taiana desmintió que la decisión de la jefa de Estado causara ofensa en China, y destacó la “muy buena” relación que prevalece entre ambos países.

“China seguirá siendo nuestro segundo socio comercial y la relación entre los dos países va a pegar un salto: va a crecer en calidad y cantidad, tanto en comercio como en inversión”, aseguró el jefe de la diplomacia argentina.

Soja

Para Argentina, esta misión comercial tiene un objetivo primordial: revertir la fuerte caída en las exportaciones que el país sufrió en 2009.

La crisis económica mundial, sumada a problemas coyunturales como una sequía que alcanzó niveles históricos y un grave conflicto entre el gobierno y los productores agrarios, llevó a una caída del 20% en las exportaciones argentinas.

La baja se sintió también en el intercambio con China, que en 2008 había alcanzado los US$14.000 millones.

En ese contexto, según los analistas, una fuerte relación comercial con China se torna imprescindible.

“China es el principal comprador de la soja argentina, que es, a su vez, el principal producto de exportación del país”, dijo a BBC Mundo Mauricio Claverí, coordinador de la Unidad de Análisis de Comercio Exterior de la consultora económica Abeceb.com.

Pero a pesar de destacar la relevancia que tiene para el país sudamericano su socio asiático, Claverí relativizó la importancia de la misión comercial.

“Más allá del protocolo, lo cierto es que China necesita asegurarse la provisión de soja de Argentina, ya que se trata del tercer productor mundial de la oleaginosa y la demanda del alimento en China aumentó exponencialmente con el crecimiento del país”, señaló.

Más de lo mismo

Para el experto en comercio internacional es improbable que el gobierno argentino logre su objetivo de diversificar la oferta de productos que vende a China.

“El intercambio comercial entre ambos países está muy concentrado en el tema de la soja”, advirtió.

No obstante, Claverí consideró que el viaje de Taiana y los empresarios argentinos podía llegar a generar un mayor interés por el petróleo y los minerales del país, que en este momento conforman una porción muy pequeña de lo que se exporta a Asia.

Para el analista, el objetivo más deseado para la delegación argentina es lograr un aumento en las inversiones en el país, que en el momento son muy bajas.

En ese sentido, Claverí opinó que la ausencia de la mandataria Fernández podría dar una “mala señal” y desalentar más inversiones.

Pero no todas son malas noticias para Argentina: representantes agrarios consultados por BBC Mundo afirmaron que se prevé que en 2010 el país tenga una cosecha récord de soja, que superaría las 50 millones de toneladas.

Eso permitiría que el intercambio comercial con China se siga expandiendo y garantizaría la continuidad de la relación estratégica.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.