Piñera, reconocido por partida doble

Sebastián Piñera, presidente electo de Chile
Image caption Piñera es uno de los hombres más ricos de América Latina.

Esta ha sido una buena semana para el presidente electo de Chile, Sebastián Piñera. Este viernes, el Tribunal Electoral de su país lo proclamó oficialmente como el próximo jefe de Estado de la nación sudamericana.

Un día antes, el acaudalado empresario tuvo otro reconocimiento: fue incluido en la lista de los millonarios más poderosos del mundo, elaborado por la prestigiosa revista estadounidense Forbes.

La publicación colocó al líder de derecha al tope de la lista de los latinoamericanos más ricos e importantes.

Del total, Piñera -cuya fortuna está estimada en cerca de US$1.200 millones- ocupa el puesto número 15 del índice, que es encabezado por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, seguido por el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.

Es la primera vez que el empresario chileno, que ya había competido en el pasado por la presidencia de su país, es incluido en la famosa lista de Forbes.

La revista destacó que uno de los principales objetivos de Piñera cuando asuma como presidente el próximo 11 de marzo será “desarrollar la economía de mercado y crear un millón de nuevos empleos”.

Analistas consultados por BBC Mundo afirmaron que las ganancias del presidente electo le han valido un alto número de críticas por parte de la oposición, que lo acusan de mezclar política y negocios.

Entre otras empresas, Piñera tiene participación en la aerolínea LAN, el canal Chilevisión y el equipo de fútbol Colo Colo.

El hombre de LAN

La polémica en torno a las acciones de LAN, que acumularon grandes ganancias en la bolsa de valores de Santiago tras la victoria de Piñera el pasado 17 de enero, llevó a que el empresario anuncie que venderá la mayoría de su participación.

El presidente electo dijo que el próximo 5 de febrero se deshará del 19,03% de la empresa, de la que posee en la actualidad el 26%.

Lea también: Piñera se deshace de sus acciones

Piñera, que en pocas semanas formará el primer gobierno de derecha que lleva las riendas de Chile desde el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990), aseguró que la venta de sus acciones representa el primer paso de su promesa de dejar los negocios antes de asumir el mando del país.

No obstante, su anuncio no aminoró las críticas de quienes lo cuestionan por su otrora rol de empresario-candidato, y por estar actualmente en calidad de mandatario electo y de hombre de negocios que sigue obteniendo ganancias.

Segunda transición

Durante un discurso que brindó este viernes al ser proclamado oficialmente como el ganador de los comicios presidenciales por el Tribunal Electoral de Chile, Piñera afirmó que pretende lleva al país por una segunda transición, dos décadas después del retorno a la democracia.

“Esta será la transición nueva desde un país subdesarrollado hacia un país que logre con mucho orgullo y humildad ser el primero en Latinoamérica que pueda decir que hemos derrotado el subdesarrollo”, señaló.

El mandatario electo aseguró que será “un presidente de unidad nacional” y puso el énfasis en ayudar a los más pobres, asegurando que extenderá la red social desarrollada por la saliente presidenta Michelle Bachelet.

Según dijo, esa red de protección se ampliará para que cubra también a los sectores medios.

Se prevé que Piñera se tome la próxima semana para descansar y terminar de detallar la lista de colaboradores que lo acompañará durante su próxima gestión.

Lea: qué le piden los chilenos al nuevo presidente

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.