Futuro incierto para los amputados en Haití

Emmanuel Etienne junto al doctor Tony Redmond en un hospital de campaña en Puerto Príncipe
Image caption Para este fan del fútbol, las oportunidades una vida relativamente normal han aumentado.

Emmanuel Etienne está gravemente herido y se encuentra en un hospital de campaña levantado sobre una vieja cancha de tenis en Puerto Príncipe. Pero se siente afortunado.

Los médicos tenían planeado amputarle una pierna, atrapada entre los escombros de un edificio de tres pisos tras el terremoto que devastó Haití. Sin embargo, los doctores pudieron salvar la extremidad gracias a los antibióticos.

Para este joven fan del fútbol, las oportunidades de volver a una vida relativamente normal han aumentado considerablemente.

"Estaba aterrorizado por la posibilidad de perder una pierna", dice. "Ya es duro vivir en Haití con las dos piernas, así que con una sola no habría sobrevivido mucho tiempo", añade.

Lea: distribución masiva de comida en Haití

Se estima que 2.000 personas han perdido alguna de sus extremidades por culpa del terremoto. Muchas por culpa de aplastamientos o por enfermedades infecciosas que hicieron de la amputación la única opción para seguir viviendo.

Pero, como muchos otros médicos, el británico Tony Redmon aún está intentando comprender por qué esa cifra es tan alta.

"He trabajado en otros desastres, pero ninguno como éste", dice Redmon junto a la camilla de Emmanuel.

Image caption Se estima que 2.000 personas han perdido sus extremidades por culpa del terremoto.

"Nos enfrentamos a miles de pacientes que necesitan prótesis y rehabilitación. Ahora la comunidad médica internacional tendrá que mirar hacia este problema", advierte.

Futuro

Mientras, en el hospital central de Puerto Príncipe, el conductor de autobús Pierre Michelle está deprimido.

No sólo perdió a su mujer y sus dos pequeños, también está intentando asumir la pérdida de su pierna derecha, que le amputaron cuatro días después del sismo.

"La vida ya no tiene sentido para mí. Sé que la gente quiere ayudarme, pero ¿cómo van a hacerlo?", se pregunta.

Pierre Michelle confía en volver a casa con su cuñada, pero conoce la precaria situación de un país que, además de por un sismo, vive sacudido por las altas tasas de desempleo.

Aunque algunas organizaciones internacionales ya han comenzado las tareas de rehabilitación con los pacientes, muchos de los que han trabajado en otros desastres creen que esos organismos se verán abrumados por el gigantesco número de prótesis que serán necesarias.

Sin recursos

Otro de los desafíos para estos heridos es garantizar que no sean empujados al final de la cola a la hora de recibir ayudas.

"Tengo la certeza de que Haití no dispone de los recursos humanos necesarios para tratarles a largo plazo", dice Henriette Chamouilles, responsable de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Haití.

Lea: reconstruír Haití "tomará décadas"

"No tenemos fisioterapeutas suficientes... necesitamos asegurarnos de que tenemos bienes médicos y de que no olvidemos a aquellos pacientes que han perdido sus miembros".

Por el momento, la gran magnitud del desastre ha puesto las amputaciones entre los titulares de las noticias, pero Chamouilles teme que, si no reciben ayuda internacional a largo plazo, los amputados de Haití desaparecerán de la memoria.

Image caption Los aplastamientos y enfermedades infecciosas hicieron de la amputación la única manera de seguir viviendo.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.