Las drogas en las elecciones de Costa Rica

El problema del narcotráfico es un tema clave para el electorado en Costa Rica que acudirá a las urnas este domingo 7 de febrero para elegir a quien será su presidente durante los próximos cuatro años.

Su relevancia es tal que, según las encuestas y quienes las interpretan, ha cerrado la brecha entre la candidata más popular, la oficialista Laura Chinchilla y el derechista Otto Guevara, quien ha ganado puntos gracias a su propuesta de tolerancia cero incluso frente a delitos menores.

Lea sobre los candidatos

La creciente presencia de organizaciones de tráfico de drogas es percibida como la razón subyacente de la aguda escalada de violencia, y Chinchilla, quien fungió como ministra de seguridad, ha tenido dificultades en convencer al electorado de que es capaz de lidiar con el crimen organizado.

Intentando defender a su ex ministra y protegida, el saliente presidente Oscar Arias argumenta que Costa Rica es una víctima inocente tanto de la geografía y del fracaso de los sucesivos gobiernos estadounidenses de solucionar el problema de las drogas.

¿País indefenso?

Transformada en México en una verdadera guerra con tropas en la calle, la lucha contra el narcotráfico -que se desplazó desde Colombia hacia el norte a través de toda Centroamérica- plantea nuevos desafíos a siete pequeños países. Costa Rica es uno de ellos.

"El narcotráfico en México maneja US$250 mil millones. ¿Qué gobierno compite con esa cantidad de dinero?", se preguntó Janina Del Vecchio, ministra de Seguridad Pública de Costa Rica, en declaraciones a BBC Mundo.

Sin ejército desde 1948, cuando la institución fue abolida después de una corta guerra civil, Costa Rica puede parecer una república indefensa y atractiva para los barones de la droga.

De las 1.400 toneladas de cocaína que -según las estimaciones- se preparan en América del Sur, cerca de 80% pasa por el istmo centroamericano, afirmó la ministra.

Gran parte viene por mar, en lanchas rápidas, con dos o tres motores de 250 caballos de fuerza cada uno, o inclusive, en sumergibles. Crean infraestructuras de abastecimiento en Costa Rica, caletas para almacenar la droga y reabastecerse de combustible.

"Violentos y territoriales"

Image caption Costa Rica -país sin ejército- es una república atractiva para los barones de la droga.

De país de tránsito, por el que los narcotraficantes colombianos hacían pasar la droga, Costa Rica se está transformando en base de operaciones más permanente al aparecer relacionada con las actividades de los carteles mexicanos, especialmente el de Sinaloa, según la ministra.

Para el Fiscal General de la República, Francisco Dall'Anese, el cambio en la estrategia de los narcotraficantes comenzó después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y conjuntamente con el departamento de seguridad creado en Estados Unidos para combatir el terrorismo, el Homeland Security.

"Los carteles mexicanos relevaron a los carteles colombianos en el trasiego de la droga", afirmó Dall'Anese.

"La modalidad cambia con los mexicanos", dijo, por su parte, la ministra Del Vecchio. "Terriblemente violentos y territoriales, han bajado a tomar el mercado del tráfico de la droga. Tenemos la evidencia de gente de Sinaloa, que ya los hemos encontrado, relacionados con las bodegas de droga. Ya no son solamente colombianos", agregó.

El país no parece estar del todo indefenso. Como lo señala la ministra, en los últimos cuatro años se decomisaron poco más de 93 toneladas de cocaína en Costa Rica, entre otras cosas gracias a un plan de patrullaje conjunto con Estados Unidos en aguas del Pacífico.

Lavado

El nuevo papel de Costa Rica en los planes de los carteles de la droga implica, entre otras cosas, un aumento del consumo en el país.

"Hay excedentes de producción de cocaína que ya no entran a Estados Unidos y lo han redireccionado a otros países que no eran su mercado, sino lugar de tránsito", explicó Dall'Anese a BBC Mundo.

"En 2005 se decomisaron 3,5 toneladas de cocaína, pero en 2006 y 2007 se decomisaron casi 70 toneladas. Eso demuestra que la droga se viene a quedar. Desgraciadamente Costa Rica es, en Centroamérica, el país donde tenemos mejor nivel de vida, es el mercado más apetecible", aseguró.

Esto genera varios problemas, dice el Fiscal. Entre ellos "el traslado de la administración de los carteles a Costa Rica, porque hay acumulación de capitales por la venta y, a partir de lo atentados de 2001 en Estados Unidos, no se puede utilizar los bancos para operaciones internacionales porque cada operación de más de US$10 mil es reportada".

"Hemos decomisado entonces camiones llenos de dinero, empacados como la cocaína", indicó.

"Nos hemos encontrado con el precio elevado de los bienes inmuebles, porque cualquiera viene a ofrecer millones, en las costas, las montañas, la tierra ha subido de valor tremendamente", expresó Dall'Anese.

Filtración

Image caption Dall'Anese dice que Costa Rica es el mercado más apetecible para la droga en Centroamérica.

En todo caso, la ministra Del Vecchio estima que los narcos todavía no han podido penetrar las instituciones del país. "No tenemos ninguna evidencia de eso. Costa Rica todavía ha estado ajena a ese tipo de filtración", señaló a BBC Mundo.

Dall'Anese, en contraste, aseguró que "sí han penetrado en las instituciones, pero no sabemos hasta donde llega esa penetración. Pero ya tenemos policías detenidos, sospechosos de traficar drogas. No sabemos lo que pasa en el Poder Judicial, en el mundo de la política".

Lo cierto es que aparecen helicópteros caídos, llenos de drogas, mansiones en medio de la selva, ajustes de cuentas, asesinatos, exportación de tiburones rellenos de drogas, o embutidos de cocaína en mármoles egipcios, inversiones diversas, en sectores agrícolas o en los puertos, que el gobierno quiere dar en concesión.en un nuevo desafío para un país sin ejército que está en el camino de la droga.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.