Bolivia, sin mar, pero en el espacio

Satélites (Foto: SSTL)
Image caption El gobierno dice que gracias al satélite se conseguirá obtener cobertura de telefonía e internet en todo el país.

Un paso pequeño para el presidente Evo Morales, pero un paso gigantesco para el futuro de Bolivia.

Así describirían algunos el decreto anunciado este miércoles por el gobierno del país andino que creó la Agencia Boliviana Espacial (ABE), el programa que permitirá que Bolivia cuente con su primer satélite de comunicaciones.

La construcción del satélite Tupac Katari –nombrado así en honor a un héroe indígena del siglo XVI- se completaría en tres años gracias a la cooperación de China, que sería responsable de la construcción del aparato.

A algunos podría sorprender que un país con uno de los mayores índices de pobreza de Sudamérica esté pensando en dedicar cerca del US$300 millones a crear un programa espacial.

Sin embargo, en declaraciones a BBC Mundo, el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda de Bolivia, Walter Delgadillo, defendió fervientemente el proyecto que cae bajo la responsabilidad de su cartera.

“Tener un satélite de comunicaciones nos va a facilitar la resolución de los problemas de la pobreza. Vamos a tener un país mejor ordenado, mejor detectado y mejor diagnosticado, y entonces vamos a poder construir respuestas más coherentes”, afirmó el ministro.

Multifuncional

En ese sentido, Delgadillo enumeró las ventajas que ofrecerá el nuevo satélite.

“Lo más importante es que, por primera vez, nos permitirá tener cobertura en todo el país”, afirmó.

En la actualidad ni los servicios de telefonía, fija o móvil, ni las conexiones de internet tienen alcance nacional. Las zonas más perjudicadas son algunas de las áreas rurales más remotas y pobres del país.

Para el ministro, una vez que se logre conectar a todo el territorio boliviano, se podrá mejorar también toda una serie de servicios médicos y educativos que en la actualidad se ven coartados por los problemas comunicacionales.

Una tercera ventaja que ofrece un satélite de comunicaciones es un sistema de defensa más sofisticado, con un mejor rastreo de las fronteras y posibilidades de seguimiento de actividades ilícitas, como el contrabando y el narcotráfico.

Según el gobierno boliviano, por el momento tres de los 32 canales que tendrá el satélite estarán dedicados a cuestiones de seguridad.

En tanto, otra función que se le dará al Tupac Katari será la de monitorear los cambios climáticos, para detectar -y posiblemente anticipar- cualquier fenómeno que pudiera causar daño.

China

Se prevé que en la segunda quincena de marzo el presidente Evo Morales viaje a Pekín para firmar el contrato de construcción con el gobierno chino.

Delgadillo dijo a BBC Mundo que las autoridades bolivianas estudiaron propuestas de otros países antes de optar por la tecnología china.

Esa decisión se tomó en base a la buena experiencia que tuvo a mediados de la década pasada Venezuela, cuando acordó con el gigante asiático la construcción de un satélite propio.

Además de brindar un fuerte apoyo tecnológico, China también daría a Bolivia tratamiento preferencial a la hora de financiar el proyecto.

Pero, a pesar de ser el principal socio de Bolivia en esta aventura espacial, China no será la única en formar parte del proyecto.

Las autoridades bolivianas también recibirán asesoramiento de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el organismo de Naciones Unidas encargado de regular las comunicaciones mundiales.

Se prevé que la semana próxima el gobierno anuncie la conformación del directorio de la Agencia Espacial, tras lo cual llevará a cabo una búsqueda y capacitación de personal especializado, con la ayuda de la UIT.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.