Economía, víctima de la violencia en Ciudad Juárez

Estudiante durante un homenaje a 15 estudiantes muertos en Ciudad Juárez
Image caption La violencia indiscriminada en Ciudad Juárez ha forzado el cierre de miles de negocios en el lugar.

Los empresarios y dueños de negocios en Ciudad Juárez, el epicentro de la violencia del narcotráfico en México, han aprendido que la creciente criminalidad se mide no sólo en el número de muertos, sino también en el daño que sufre la economía local.

Según estimaciones de la cámara de comercio de la ciudad, la violencia ha obligado a cerrar más de 5.000 negocios desde fines de 2006, cuando el presidente Felipe Calderón desplegó el ejército en distintos puntos del país para enfrentar militarmente a los carteles.

El presidente de la cámara empresarial de Chihuahua, el estado donde se encuentra Juárez, ha estimado que más de 100.000 personas han dejado la ciudad en los últimos años.

Un comerciante local, que prefiere no ser nombrado, vivió esta experiencia de primera mano.

De los seis negocios de comida que su familia tiene en Juárez, dos han debido cerrar sus puertas y creen que el resto lo hará en un futuro cercano.

"En los últimos nueve meses, nos asaltaron tres veces y nos intentaron secuestrar otras dos", le dijo a BBC Mundo desde El Paso, en Texas, donde ahora vive y abrió otros negocios.

Según él, los juarenses que, como él, pudieron dejar la ciudad, son los afortunados; los demás, entre los que cuentan sus empleados, están en la línea de fuego del mayor conflicto interno actual de México.

En 2009, más de 2.500 personas murieron en Ciudad Juárez como resultado de la violencia generada por el narcotráfico.

Recientemente, el debate sobre el tema ha empezado a incluir, cada vez más, el impacto que ésta tiene sobre la sociedad juarense, su tejido social y su economía.

Este miércoles, el presidente Felipe Calderón visitará Juárez por segunda vez en menos de una semana, tras prometer el jueves pasado que crearía una comisión especial para elaborar un nuevo plan económico para la ciudad.

Lea: Protestan contra "narcoviolencia" en Ciudad Juárez

Polo industrial

Pese a la pobreza extrema en algunas áreas, Ciudad Juárez, que tiene más de 1,3 millones de habitantes, no es una de las áreas más pobres de México. Expertos locales aseguran que Juárez produce casi el 45% del producto interior bruto (PIB) de Chihuahua, sobre todo gracias a la industria manufacturera. En la zona de Juárez, hay más de 300 maquiladoras que ensamblan material importado para luego exportar el producto final, principalmente a Estados Unidos. Soledad Maynez, presidenta de la Asociación de Maquiladoras de Juárez, dijo a BBC Mundo que lo que está en juego es la consolidación de Juárez como un polo industrial en la frontera con EE.UU. Ganarse la fama de ser la ciudad más violenta del mundo no ayuda, dijo Maynez, y en el contexto de la recesión en EE.UU., ha dañado aún más su situación económica. Por ejemplo, una inversión para construir clínicas de alto nivel en Juárez para pacientes estadounidenses que quieran evitar los altos costos de la salud en EE.UU. fue cancelada por motivos de seguridad y llevada a otro estado mexicano. Según Maynez, esa inversión hubiese creado siete trabajos por cada paciente que decidía tratarse al sur de la frontera. Además, en plena crisis económica, muchas maquiladoras se vieron obligadas a hacer inversiones importantes en sistemas de seguridad como cámaras de circuito cerrado, alarmas o entrenamiento en seguridad para sus empleados.

Lea: Presidente mexicano pide disculpas

Extorsión

Image caption La violencia en Ciudad Juárez se ceba especialmente contra los pequeños comercios.

Pero la violencia en las calles de Ciudad Juárez es más palpable para los dueños de pequeños comercios. Algunos de ellos mencionan visitas semanales de personas -a quienes no identifican claramente- que les exigen el pago de una "cuota" a cambio de protección, un sistema similar al pizzo que la mafia exige en algunas zonas del sur italiano. Si no pagan, afirman los comerciantes, la venganza puede transformarse en más presión, en un incendio intencional del negocio o incluso en violencia física contra los dueños y sus familias. Por tanto los propietarios tienen pocas opciones, según Daniel Murguia, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Ciudad Juárez. "Pueden dejar el país o pagar la cuota. Ésa es la única elección que les queda. Tienen que pagar porque no hay una institución que los ayude", dijo Murguia a BBC Mundo. Ésa es la frustración que el presidente Calderón buscará aliviar con su nuevo plan, cuyos detalles esperan conocerse este miércoles. Su promesa, la semana pasada, de "reconstruir" la ciudad parece una tarea sumamente difícil, algo que los comerciantes en Juárez saben demasiado bien.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.