Paraguay pide perdón por niños desaparecidos

Soldados de Paraguay durante un desfile en Asunción, en mayo de 2009
Image caption Las FF.AA. expresaron disculpas por la desaparición forzada de dos niños reclutados irregularmente.

El Estado paraguayo reconoció este viernes su responsabilidad y pidió disculpas por la desaparición forzada de dos niños, reclutados de manera ilegal en el servicio militar, mientras estaban bajo la custodia de las Fuerzas Armadas.

"Las FF.AA. asumen su cuota de responsabilidad en la ingrata desaparición de los conscriptos Marcelino Gómez Paredes y Cristian Ariel Núñez", dijo el ministro de Defensa Nacional, Luis Bareiro Spaini, en un acto de disculpas públicas.

El acto se realizó como parte del acuerdo de solución amistosa entre los familiares de los niños soldados desaparecidos y el Estado paraguayo en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Marcelino Gómez Paredes (15 años) y Cristian Ariel Núñez (14) fueron reclutados por funcionarios del Ejército en 1997, sin pedir permiso a sus padres y mediante la alteración de la edad en documentos oficiales, para simular que tenían el mínimo requerido de 16 años.

En febrero de 1998 los niños desaparecieron de su unidad militar sin que hasta ahora se conozca su paradero y sin que sus familiares hayan recibido explicaciones satisfactorias.

Más de 100 muertos

"Paraguay reconoce su responsabilidad por la violación al derecho a la libertad personal, a la integridad personal, a la vida y a las medidas especiales de protección de la niñez que debía respetar y garantizar", a los dos niños desaparecidos, dice el pedido de disculpas públicas.

El caso es representativo de cientos de niños que fueron alistados, de los cuales, desde 1989, al menos 110 han muerto en diversas circunstancias, según datos del Servicio Paz y Justicia de Paraguay.

Con el reconocimiento realizado en el acto de este viernes, es la tercera vez que las FF.AA. expresan un pedido público de disculpas por muertes o desapariciones forzadas de niños soldados.

La primera, en 2007, se refirió al caso del asesinato de un conscripto de 15 años, Víctor Hugo Maciel y ocurrió tras arribar a un acuerdo de solución amistosa con los familiares en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La segunda fue tras el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, también en 2007, por la muerte, en tortura, de Gerardo Vargas Areco, un niño de 16 años.

"Largo pasado de sombras"

Sin embargo, por primera vez las FF.AA., en forma institucional, asumió "sin pretextos, coartadas ni matices, toda la responsabilidad administrativa y jurídica por un excesivamente largo pasado de sombras", según admitió Bareiro Spaini.

El secretario de Estado ratificó en nombre de las FF.AA. "con firmeza, certeza y convicción, su plena decisión de impedir que tales nefastos episodios del pasado se repitan" y aseguró asimismo "el irreversible compromiso que ninguna reincidencia en tal fatídico sentido será ni tolerada ni admitida en el futuro".

"La exposición del ministro Bareiro Spaini tiene una importancia histórica pues por primera vez las FF.AA., como institución, asume su participación en un pasado en el que estuvo identificada con crímenes, desapariciones forzadas, torturas y persecuciones", le dijo a BBC Mundo el analista político Marcial Cantero.

A criterio de Cantero, "lo importante ahora es que no se quede en una mera asunción de responsabilidades sino que se castigue realmente a los culpables".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.