Clinton coloca otra vez a América Latina en la agenda

Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos.
Image caption La gira de Clinton por la región tiene una intención "reparadora".

La Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, empezará este lunes una gira por América Latina que algunos consideran que busca "renovar" la promesa que hizo el presidente Barack Obama al llegar al poder de prestar más atención a la región.

La agenda de Clinton empezará el lunes en Montevideo, donde encabezará la delegación estadounidense que asistirá a la toma de posesión del nuevo presidente de Uruguay, José Mujica.

La semana pasada el subsecretario de Estados para Asuntos Hemisféricos, Arturo Valenzuela, dijo en rueda de prensa que "este viaje se hizo pensando en la toma de posesión uruguaya" y con un "foco en el Cono Sur".

"Este viaje es una continuación de nuestros esfuerzos para involucrarnos con los países del hemisferio, en una multiplicidad de asuntos", afirmó Valenzuela.

Valenzuela habló de "tres cestas" en las que quedarían contenidas las relaciones con la región: una con los asuntos sociales y competitividad económica; la otra de seguridad pública, sobre todo lucha antidrogas y crimen organizado y una tercera que abarcaría gobernabilidad democrática.

Pero fuera de las definiciones oficiales muchos esperan que Clinton abogue por la normalización de las relaciones con Honduras, la coordinación de la ayuda para reconstruir Haití, devastado por el terremoto de enero pasado y trate al menos un tema extraregional: Irán.

Viaje "reparador"

Peter DeShazo, director del Programa de Américas del Centro para Estudios Internacionales y Estratégicos de Washington, coincide en que el viaje tiene una intención "reparadora".

"Durante sus primeros meses en el poder, el presidente Barack Obama, el vice-presidente Joe Biden y miembros clave del gabinete viajaron a la región, sobre todo a México, haciendo a muchos concluir que el gobierno le daría una inusual alta prioridad a las relaciones con América Latina", aseguró DeShazo.

"Eventos subsiguientes, exacerbados por largos retrasos por el Congreso en confirmar puestos clave del gobierno para la región, llevaron a una reconsideración de esta evaluación", afirmó DeShazo, quien también ejerció como subsecretario para Asuntos hemisféricos.

De Shazo considera que la elección de las capitales a visitar y la presencia de Clinton en Montevideo, busca enviar el mensaje de que Washington apoya las democracias representativas estables americanas, sin importar que sean manejadas por presidentes izquierdistas, como el uruguayo Mujica.

De Las Malvinas nada

Image caption Valenzuela dejó claro que el viaje de Clinton tiene un "foco en el Cono Sur".

En la reciente Cumbre de América Latina y el Caribe, la presidenta de Argentina, Cristina Kirchner reprochó al presidente Obama haber faltado a su promesa de acercarse a la región.

Pero el Sub-secretario Valenzuela aseguró que en su gobierno "simplemente no estamos de acuerdo" con esa valoración.

"No sólo creemos que hemos tenido una vinculación significativa durante el año pasado con países del hemisferio mientras nos enfocábamos en dos crisis muy difíciles y significativas", dijo Valenzuela haciendo referencia al golpe de estado en Honduras y el terremoto en Haití.

Aunque la jefa de la diplomacia estadounidense no incluyó Buenos Aires en su viaje, tendrá una reunión bilateral con la presidenta Kirchner en una parte de las ceremonias de toma de posición de Mujica.

"Hay una amplia agenda con Argentina. Pienso que con Argentina nosotros no vamos a estar discutiendo simplemente asuntos bilaterales, sino también algunos temas internacionales", dijo Valenzuela, indicando que la lucha contra el terrorismo es un interés común en ambas capitales.

Washington espera contar también con el apoyo de la Cancillería argentina en sus esfuerzos por lograr la imposición de sanciones internacionales mas fuertes contra Irán, por lo que el gobierno estadounidense considera el "desafío" del programa nuclear iraní.

En cambio no se espera que hablen de las Islas Malvinas o Falklands, ya que según dijo Valenzuela "esa es una materia entre Argentina y Gran Bretaña. No es un asunto en el que EE.UU. tenga un juicio que hacer".

Brasil contra Irán

Irán también será un tema que tratará Clinton cuando llegue a Brasilia, donde insistirá al gobierno del presidente Luis Inacio "Lula" Da Silva que se una a los esfuerzos diplomáticos para imponer nuevas sanciones a Irán.

"Les pediremos a los brasileños que asuman un papel constructivo para engancharse con Irán", declaró Valenzuela, quien informó sobre las gestiones que ya realizó la semana anterior en Brasil el Sub-secretario de Asuntos Politicos, Nicholas Burns.

Vea: EE.UU. quiere ayuda de Brasil contra Irán

Para Peter De Shazo "la visita de la Secretaria Clinton reafirma la importancia para EE.UU. de las relaciones bilaterales con Brasil, un líder regional en América del Sur y un aspirante a ser un poder mundial".

Brasil ejerce en estos momentos uno de los puestos rotativos del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ante el que es posible que en las próximas semanas se presente una moción para intensificar la presión sobre Teherán.

Washington considera que el voto brasileño favorable a las sanciones sería un importante respaldo para la política estadounidense en América Latina y entre otras naciones del mundo en desarrollo.

"Honduras no es Birmania"

De Brasil la secretaria de estado volará a Costa Rica, donde tendrá entrevistas con el presidente saliente, Oscar Arias y la mandataria electa, Laura Chinchilla.

La gira terminará en Guatemala, donde participará en una reunión del Programa de Caminos para la Prosperidad, una conferencia de cancilleres de América para promover temas de gobernabilidad y desarrollo.

Allí Clinton también tendrá una cumbre con presidentes centroamericanos, excepto el nicaragüense, Daniel Ortega, en la que se espera que de impulso a la idea de aceptar al nuevo gobierno de Honduras en la comunidad hemisférica.

En Ciudad de Guatemala, Clinton y su anfitrión, el presidente Alvaro Colom, se reunirán justamente con José "Pepe" Lobo, de Honduras; Mauricio Funes, de El Salvador; el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández y Arias, de Costa Rica.

Aunque en Washington aseguran que no se trata de "santificar" un golpe de estado contra el ex presidente Manuel Zelaya, considera que "algo debe hacerse" para reestablecer el orden constitucional en Honduras

"Como me dijo un presidente centroamericano en una conversación, no podemos permitirnos que Honduras sea como Birmania", dijo Arturo Valenzuela.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.