Fiscalía de Bolivia rescata a niños haitianos

Niños haitianos en Bolivia.
Image caption Los niños no saben a dónde iban. Los sacaron de Haití, y no saben dónde están sus padres.

"Mamita estoy con hambre, no tengo comida, ven a llevarme". Según una fiscal boliviana, esas fueron las palabras pronunciadas por un niño haitiano rescatado en Santa Cruz, Bolivia, y que, gracias a una tercera persona, logró comunicarse telefónicamente con su madre.

El pequeño era una de las víctimas de una presunta red de trata y tráfico de personas que llegó a esa ciudad con al menos 27 niños procedentes de Haití.

La fiscal Pura Cuéllar, en entrevista con BBC Mundo, informó que 19 niños fueron rescatados y que ahora se encuentran en un hogar del Estado. Además, dijo que aún está tras el rastro de otros ocho pequeños que están ocultos en algún lugar de Santa Cruz, en el este de Bolivia.

Por orden de un juez, tres personas fueron enviadas a prisión por este caso, entre ellos un hombre haitiano de nombre Dorvil, quien sería el líder de la red de tráfico, y dos mujeres, una de ellas haitiana y otra boliviana.

Esta última tenía en su poder a tres muchachas adolescentes de Haití y no supo explicar por qué estaban con ella, según la fiscal.

Los detenidos están acusados de trata y tráfico de personas para fines de explotación sexual. Según la fiscal Cuéllar, uno de los niños contó que su padre recibió dinero del presunto cabecilla de la banda, por lo que no se descarta que algunos pequeños hayan sido comprados, mientras que otros hayan sido simplemente raptados.

Irregularidades

Los haitianos adultos que estaban a cargo de los niños tenían, como único documento, una autorización de un consorcio de abogados de Haití, por lo que la fiscal Cuéllar sospecha que no fueron sacados por la vía legal. "Hay varias cosas irregulares", dijo Cuéllar, quien pidió ayuda a la cancillería para determinar cómo salieron estos niños de Haití.

Según declaraciones recogidas por la fiscal, este grupo de haitianos, compuesto por 88 ciudadanos en total, habría salido de Puerto Príncipe dos días antes del terremoto del 12 de enero, aunque en este dato también hay algunas contradicciones "porque otros dicen que después (del sismo)", dijo Cuéllar.

Antes de llegar a Bolivia, el grupo de haitianos pasó por República Dominicana, Panamá y Perú. Según la fiscal, el destino era Brasil, donde, sin embargo, no pudieron ingresar.

"Como turistas"

Llegaron a Bolivia con visa de turista, pero ese documento venció el 27 de febrero. Después de esa fecha, las autoridades de Santa Cruz empezaron a actuar.

Según Cuéllar, "los niños fueron entrevistados, pero no saben a dónde iban. Los sacaron de allá, y no saben dónde están sus padres".

El que sí sabe de sus padres es el niño que logró hablar por teléfono con su madre. Ella se encontraba trabajando en Guyana Francesa cuando recibió la llamada y pudo llegar a Santa Cruz a rescatar a su hijo.

El pequeño, si bien pudo volver a ver a su madre, ya no podrá encontrar a su padre, porque murió en el terremoto de enero.

La mujer aún se encuentra en Santa Cruz porque es una testigo clave para la fiscalía.

Contenido relacionado