Última actualización: martes, 2 de marzo de 2010 - 23:22 GMT

Chilenos claman por ayuda tras el terremoto

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Este martes empezó la distribución de ayuda para los miles de damnificados tras el terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter que asoló a la zona centro sur de Chile, pero la lentitud en los despachos se mezcla con la desesperación de los afectados, y el panorama sigue siendo adverso.

El gobierno de la presidenta Michelle Bachelet dispuso de dos buques de la Armada para recorrer las costas de las regiones del Maule y el Bío Bío, donde se encuentran las comunas más afectadas por el tsunami que siguió al sismo más grande de la historia local en 50 años.

Así, la ayuda empezó a llegar lentamente a lugares donde el mar dejó a sus habitantes prácticamente con lo puesto, al irrumpir de madrugada y obligar a las personas a refugiarse en los cerros para poder sobrevivir.

Damnificados chilenos hacen fila para recibir agua en las afueras de Hualpen

La lentitud en el reparto de la ayuda frustra a muchos chilenos.

Ese fue el caso de Iloca, balneario que se encontraba con su capacidad copada en el último fin de semana de vacaciones, y que quedó destruido en un 70%. Allí personas como Jeanette Martínez, dueña de una hostería que se salvó del impacto del maremoto, manifestaron su impaciencia a BBC Mundo.

"Falta mucho alimento, aquí no hay nada de nada. No hay luz, no hay gas, no hay alimentos. Y ya se está pasando hambre", comentó la mujer nacida y criada en Iloca, quien destacó que la llegada de un barco de la Armada puede empezar a mejorar las cosas.

"Hay un barco con alimentos que se están repartiendo en este minuto, es lo último que hemos visto llegar. Pero también se necesita cemento, madera para poder reconstruir. Debieran haber mandado ya mediaguas (viviendas prefabricadas con techo inclinado), casas rápidas, pero no nos han dicho nada", comentó.

El apoyo a los damnificados ya se hace presente en la región del Maule, y helicópteros de la Fuerza Aérea de Chile (FACH) empezaron a repartir víveres en Constitución, otra de las ciudades arrasadas. Para facilitar las cosas, Bachelet nombró a la ex ministra Laura Albornoz como coordinadora para esta zona.

clic Lea: Se teme que haya más víctimas

Ni un paquete de té

Pero la situación hacia el sur se ve más complicada, y en Concepción claman por una ayuda que todavía no llega, según denunció la alcaldesa Jacqueline van Rysselberghe.

Acabo de recibir la información de que hoy día no nos van a entregar absolutamente nada, ni siquiera un paquetito de té para entregarle a la población

Jacqueline van Rysselberghe, alcaldesa de Concepción

"Acabo de recibir la información de que hoy día no nos van a entregar absolutamente nada, ni siquiera un paquetito de té para entregarle a la población", le dijo la autoridad comunal a la prensa, explicando que los camiones esperaban el inicio del toque de queda (fijado para las 18:00 horas locales) para entrar a la ciudad.

La alcaldesa además denunció que "eso es para Concepción, porque hay otras comunidades que pueden esperar seis o siete días".

Los esfuerzos del gobierno se centraron primeramente en las dos zonas más afectadas por el desastre natural del pasado 27 de febrero, pero en otros lugares como la región de O'Higgins (a unos 90 kilómetros al sur de Santiago) también tienen reclamos y piden que no los dejen de lado.

Agua se está teniendo en forma esporádica, pero igual me da la impresión de que hay localidades pequeñas muy complicadas

Magdalena Vásquez, damnificada en Santa Cruz

"Agua se está teniendo en forma esporádica, pero igual me da la impresión de que hay localidades pequeñas muy complicadas. Pichilemu está a la costa y fue bien castigada, pero acá hay muchos pueblitos que están casi en su totalidad en el suelo, como Lolol o Peralillo, ya que la mayoría de sus construcciones son de adobe", le dijo Magdalena Vásquez desde Santa Cruz a la BBC.

clic Lea: Una niña alertó sobre la ola gigante

Apoyo internacional

Países de todo el mundo ofrecieron ayuda tras conocer los efectos del quinto terremoto más potente de la historia. Ya se concretaron los aportes de gobiernos como el de Brasil, Estados Unidos, España, Perú o Bolivia, cuyo presidente Evo Morales donó la mitad de su sueldo de marzo.

Policía detiene a mujer por supuesto pillaje en un supermercado en Concepción, Chile

Las autoridades se mantienen vigilantes para prevenir saqueos.

La administración de Bachelet insiste en que no es el momento de criticar eventuales demoras y que lo principal ahora es ayudar a los necesitados, y el mayor movimiento visto este martes hace pensar que el apoyo humanitario empezará a llegar en forma más expedita.

Por lo pronto, este viernes se realizará una versión especial de la Teletón, con el conocido emblema "Chile ayuda a Chile", que buscará reunir 15.000 millones de pesos (unos US$29 millones).

Además, la Cruz Roja ya empezó la recolección de alimentos no perecederos y vestuario para los damnificados, mientras voluntarios del programa Un techo para Chile trabajan en las distintas comunas para remover escombros, con miras a una reconstrucción que aún se ve lejana en un país que intenta levantarse.

Terremoto en Chile

  • MÁS NOTICIAS

  • De nuestra enviada especial

    • más desde el terreno

  • CONTEXTO

    • Más información

  • Diarios de un terremoto

    • Más testimonios

  • En imágenes

    • Vea más

    • VIDEO

      • VeaDur: 04:31

      • MÁS VIDEOS

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.