Bachelet rechaza críticas por terremoto

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, salió al paso de quejas de la lentitud en la entrega de ayuda y descartó informes de que hay escasez de alimentos y combustible en zonas afectadas por el terremoto de 8,8 grados Richter que sacudió el país en la madrugada del sábado.

"Somos todos generales después de la guerra, yo en menos de una hora del terremoto estuve en la Onemi, a mí no me cuentan cuentos, vi lo que llegó y que no, quienes tuvieron distintas opiniones, basta ya de buscar responsabilidades, hoy día el problema principal es ir en ayuda de la gente", dijo Bachelet en declaraciones a Radio Cooperativa.

Hasta el momento se han contabilizado aproximadamente 800 muertos a consecuencia del terremoto y el poderoso tsunami generado posteriormente.

"Yo quisiera decirle a la gente que tenga confianza en el siguiente sentido, que se está trabajando con todo esfuerzo, con todo compromiso para llegar a los lugares más remotos, que tenga comprensión puesto que no se logra llegar por nuestra geografía, de inmediato a todas partes, que tengan confianza en Chile", dijo luego Bachelet con voz emocionada en la conversación radiofónica.

"Soy fuerte, pero no me he dado el tiempo para el dolor", agregó.

Lea: Concepción, de ciudad a pueblo fantasma

Concepción

La ayuda ha empezado a fluir en Concepción y otras poblaciones duramente afectadas, donde el ejército tuvo que intervenir para controlar saqueos.

Image caption Bachelet rechazó críticas por la lentitud de la ayuda a los damnificados.

"Me impresiona la velocidad a la que trabajan los voluntarios en Concepción preparando la ayuda que sera distribuida, bajo el sol furioso", señaló desde Concepción la enviada especial de BBC Mundo a la zona del desastre, Valeria Perasso.

"Cientos de voluntarios ayudan a empaquetar los víveres. El operativo es impresionante y marcha a toda velocidad", agregó en su cuenta de Twitter.

A pesar del despliegue de fuerzas militares en las zonas más afectadas, muchos damnificados se quejaron de la falta de seguridad y la lentitud en la entrega de artículos de primera necesidad por parte del gobierno.

"En el puesto de control por la entrada norte de la ciudad (Concepción), los militares son implacables: no hay sollozo ni cara de cansancio que consiga excepciones", dijo Perasso anteriormente.

"Hay quienes viajan desde hace días por caminos imposibles para llegar a Concepción y deben esperar en fila que el reloj marque las 12 y se levanten las restricciones de circulación", agregó.

Lea: ¿Por qué tantos terremotos?

Seguridad

Docenas de personas fueron detenidas en Concepción el lunes por saqueos y las autoridades municipales de Hualpen pidieron ayuda el martes para controlar la seguridad.

Los bomberos de Concepción, la capital de la región de Bío Bío, siguen con la búsqueda de sobrevivientes atrapados entre los escombros con la ayuda de maquinaria pesada.

La Armada chilena asumió parte de la responsabilidad por la supuesta falta de claridad en la diseminación de boletines de alerta del tsunami.

"Lo que ocurrió es la falta de comunicaciones, probablemente le pasó lo mismo a todas las instituciones, no es mala voluntad, no es responsabilidad particular, este es un tema de futuro a la hora de reconstruir este país", dijo Bachelet.

Las autoridades siguen evaluando la magnitud de los daños ocasionados por uno de los sismos más intensos en la historia, pero todavía no tienen un cuadro completo de la destrucción de infraestructuras como carreteras, puentes, redes de electricidad y telecomunicaciones.

Bachelet inicialmente rechazó las ofertas de ayuda internacional, pero posteriormente pidió que enviaran generadores, hospitales de campaña y plantas de purificación de agua.

Lea: Hillary Clinton se reunió con Bachelet

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.