OEA: Insulza propone reformas

José Miguel Insulza, secretario general de la OEA
Image caption Insulza oficializó su candidatura a la reelección durante una sesión especial del Consejo Permanente de la OEA.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, promete hacer reformas profundas en la institución y convertirla en una espacio multilateral "de estilo europeo" si logra otros cinco años al frente del organismo.

Este miércoles Insulza oficializó su candidatura a la reelección durante una sesión especial del Consejo Permanente de la OEA reunido en su sede en Washington.

Ante los embajadores y representantes de las 34 naciones que integran el foro hemisférico, Insulza resumió lo que considera los logros de su gestión y delineó las acciones que adoptará en caso de lograr la reelección.

En su discurso de postulación, Insulza dijo aspirar que la OEA sea un espacio "multilateral moderno", aseguró no temer la competencia de nuevas organizaciones regionales y sugirió modificar la Carta Democrática Interamericana para poder atacar mejor las crisis políticas.

Fuentes diplomáticas cercanas a la OEA aseguraron a BBC Mundo que "no todo está definido" sobre la eventual reelección.

El pasado lunes, el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Philip Crowley, señaló que no quería pronunciarse sobre cómo su país ve el "futuro" de la organización.

Carta democrática "mejorada"

Durante su discurso, Insulza destacó que "a diferencia de otras ocasiones, la OEA ha estado presente en todos los grandes sucesos de la región. Ni siquiera quienes nos critican dudan verdaderamente de la relevancia que nuestra organización ha tenido en estos años".

El Secretario General ofreció un listado de las crisis políticas regionales que le ha tocado encarar: Nicaragua en 2005, Bolivia en 2006 y 2009, Ecuador en 2005 y 2007-08, Guatemala y Honduras en 2009.

Con relación a Honduras, aseguró que "hicimos todo lo posible para restablecer la democracia (…) incluido el apoyo a la propuesta del presidente Oscar Arias, la puesta en marcha de un proceso de diálogo interno, el patrocinio a la firma de un acuerdo político de reconciliación nacional y el envío de la Comisión de Verificación".

Para el secretario general de la OEA, lo ocurrido en Honduras es un ejemplo de la necesidad de "flexibilizar" la Carta Democrática Interamericana, el instrumento firmado por los socios de la OEA para garantizar la estabilidad institucional en el hemisferio.

"Es preciso imaginar formas de aplicar la Carta Democrática Interamericana antes, y no después, de que las crisis se materialicen", aseguró Insulza y agregó que en el caso hondureño el mecanismo no fue invocado a tiempo.

Insulza consideró necesaria "política de prevención": "Si prevemos de antemano los conflictos y actuamos de consenso, podemos ser útiles y constructivos para evitar nuevos quiebres de la democracia".

Multilateralismo "a la europea"

Entre los cambios que Insulza propone hacerle a la organización está el de introducir un "multilateralismo moderno, como se practica en la Unión Europea" opuesto al "multilateralismo de Guerra Fría caracterizado por la confrontación" que considera que cultivan todavía muchos dentro de la institución.

"El multilateralismo de hoy tiene sus limitaciones. La OEA y todos los organismos internacionales están conformados por Estados soberanos y el respeto a esa soberanía impone límites claros" reconoció Insulza, para quien la práctica de exclusiones, sanciones y expulsiones ha sido poco efectiva.

"En el multilateralismo moderno, no sólo comprometemos a nuestros países a estándares comunes en materia de democracia, derechos humanos, seguridad y desarrollo, sino que también forjamos de común acuerdo las redes y los mecanismos que apoyen o lleven a la práctica los compromisos asumidos"

El secretario Insulza insistió en que espacios como la recién creada Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, o la Unión de Naciones del Sur, no son "competencia" para la OEA y considera que pueden beneficiarse del trabajo que hace su organización.

"No comparto las aprehensiones que han acompañado el surgimiento de algunas instancias nuevas de diálogo. Ninguna de ellas constituye "competencia" para una institución sólida en la medida en que practique un verdadero multilateralismo", afirmó Insulza.

Contenido relacionado