Colombia: ONU defiende a los defensores

Un informe de Naciones Unidas llamó la atención sobre las amenazas contra los defensores de derechos humanos en Colombia, entre ellas la "estigmatización por parte de funcionarios del Estado y actores no estatales".

Image caption El informe de la ONU fue bien recibido por las organizaciones no gubernamentales colombianas.

Según la relatora Margaret Sekaggya, que visitó Colombia en septiembre de 2009, los defensores de derechos humanos en este país afrontan una "persistente inseguridad".

El informe de la relatora llama la atención sobre "la vigilancia ilegal por parte de los servicios de inteligencia del Estado; las detenciones arbitrarias y el acoso judicial; y las incursiones en sedes de organizaciones no gubernamentales (ONG) y el robo de información".

"Algunas de las violaciones de los derechos humanos contra los defensores son atribuidas a las guerrillas, nuevos grupos armados ilegales y grupos paramilitares que los defensores dicen que no se han desmantelado", señala el informe.

Según el informe, "las amenazas generan un clima de terror dentro de la comunidad de defensores de derechos humanos e impiden su legítimo rol en defensa de los derechos humanos".

El reporte considera que las medidas de protección adoptadas por el Gobierno para los defensores son "imperfectas", señala que hay "deficiencias en el sistema de alertas tempranas" sobre graves violaciones a los derechos humanos y se queja de "la insuficiente respuesta para la predominante impunidad; y las acciones preliminares adoptadas contra las actividades de inteligencia ilegal".

Por otro lado, la relatora Sekaggya destaca "los recientes pronunciamientos alentadores por parte de las más altas autoridades en el país reconociendo la legítima labor de las y los defensores".

Lea: Denunciantes denunciados

Reducción de homicidios

El gobierno colombiano todavía no ha hecho comentarios sobre el informe de la relatora, pero en anteriores oportunidades ha dicho que los abusos no hacen parte de una política estatal y ha destacado la reducción de los homicidios contra sindicalistas y periodistas, así como el incremento de los presupuestos para proteger a activistas amenazados.

En cambio, voceros de organizaciones no gubernamentales de derechos humanos que hablaron con BBC Mundo destacaron el informe presentado por Sekaggya.

"Este es uno de los informes de Naciones Unidas que más a fondo ha ido en relación con la gravedad de la situación", declaró a BBC Mundo Gustavo Gallón, director de la Comisión Colombiana de Juristas, una de las más importantes organizaciones de derechos humanos de este país.

Según Gallón, lo paradójico es que, al mismo tiempo, "algunos columnistas de prensa acusan a las ONG (organizaciones no gubernamentales) de derechos humanos de estar haciéndole una guerra jurídica al Estado".

De otra parte, Alirio Uribe, director del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, le dijo a BBC Mundo que desde hace mucho tiempo las organizaciones defensoras de derechos humanos se han quejado de los ataques y las amenazas contra sus miembros.

"Los hostigamientos no solo han sido contra los defensores de derechos humanos, sino también contra sus familias", relató Uribe, cuya organización sufrió interceptaciones, seguimientos ilegales y planes de desprestigio por parte de la policía secreta, el Departamento Administrativo de Seguridad, DAS.

Uribe considera que mientras las amenazas "no son nuevas, sí lo es que las reconozcan de esa manera un relator de Naciones Unidas".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.