Polémica por tarifas de agua en México

Grifo
Image caption El aumento de las tarifas del agua generó una viva polémica entre los habitantes de Ciudad de México.

Por fugas y la ausencia de una cultura ambiental, la capital mexicana es una de las ciudades con mayor desperdicio de agua en América Latina, según reconocen las autoridades. Y para solucionar el problema, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) aumentó a partir de marzo las tarifas al consumo doméstico.

La decisión causó una intensa polémica entre los habitantes de la ciudad, quienes denunciaron un aumento de hasta 500% en el precio del suministro del líquido.

Las autoridades han dicho que el incremento es necesario no sólo para contener el desperdicio, sino porque el servicio de agua en la capital tiene un costoso subsidio.

Pero más allá de la polémica algunos especialistas señalan que, en el fondo, el problema es la falta de cultura ambiental en el país.

Y es que para muchos, añaden, cuidar el agua no está en sus prioridades.

"El uso y manejo del agua se distinguen, con mucha frecuencia, por el desperdicio y la irregularidad de muchos de los actores de la sociedad", dijo recientemente Carlos Fernández, presidente del independiente Consejo Consultivo del Agua.

Duro castigo

Pero otros opinan que la capital mexicana tiene un sistema de abastecimiento poco sustentable, porque al menos la mitad del agua potable que llega a la ciudad se obtiene de cuencas ubicadas entre 127 y 143 kilómetros de distancia de la capital.

Las fuentes se encuentran a una altura menor a la de Ciudad de México, por lo que el líquido se eleva 1.100 metros con varias estaciones de bombeo, de acuerdo con datos de la gubernamental Comisión Nacional del Agua (CNA).

Image caption Muchos aseguran que la escasez se debe a que la población no está acostumbrada a cuidar el agua.

Eso representa un enorme gasto de energía y, sobre todo, una inversión que supera, sólo en electricidad, los US$131 millones al año.

"No hemos construido otras soluciones, por ejemplo almacenar agua en las zonas montañosas que rodean la ciudad. Hay 45 ríos que pueden aprovecharse", le dijo a BBC Mundo Jorge Legorreta, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

De hecho, para frenar el desperdicio el GDF estableció sanciones estrictas contra quienes tiren el líquido, como el encarcelamiento hasta por 36 horas a los infractores.

Según datos oficiales, en la capital mexicana se desperdicia el 40% del agua potable que llega a la ciudad, es decir unos 400 millones de metros cúbicos al año, cantidad que sería suficiente para abastecer a la población de Honduras.

El promedio internacional de desperdicio, en poblaciones similares, es de 20% del abastecimiento total.

Cambio climático

La decisión de aumentar las tarifas por consumo de agua ocurrió después de que Ciudad de México vivió en 2009 una de las peores crisis de abastecimiento en las últimas décadas, según el GDF.

Las autoridades redujeron una tercera parte de la distribución del líquido en Ciudad de México, porque las presas que le suministran agua estaban semivacías.

El alcalde Marcelo Ebrard dijo que la sequía fue consecuencia del cambio climático.

"La ciudad puede quedarse sin agua en los próximos años, por eso hay que cuidarla", advirtió.

De acuerdo con especialistas, el bajo costo del agua potable en la capital mexicana es un factor que propicia su desperdicio.

Proporcionar un metro cúbico de agua a la ciudad cuesta US$53 centavos, pero los capitalinos pagan un promedio de US$15 centavos.

La crisis de desabastecimiento fue temporalmente superada en febrero pasado, cuando el país registró las lluvias más intensas de las últimas décadas, según reconoció el Servicio Meteorológico Nacional.

La causa de las precipitaciones "atípicas", como señalaron las autoridades, fue una variación del clima en la región.

Sin embargo, el aumento en los caudales no canceló las nuevas tarifas por el consumo de agua, lo cual provocó que cientos de capitalinos promovieran juicios legales para no pagar las nuevas tarifas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.