Última actualización: lunes, 15 de marzo de 2010 - 23:05 GMT

EE.UU. "apoya" a México

El gobierno de Estados Unidos sigue respaldando la línea dura que ha adoptado el presidente de Mexico, Felipe Calderón, para combatir a los grupos narcotraficantes, luego del asesinato de empleados consulares estadounidenses en Ciudad Juárez ocurrido este fin de semana.

Lugar del asesinato de los estadounidenses

Al principio, el suceso de Ciudad Juárez tuvo poca repercusión en la prensa de EE.UU.

"Estamos animados por el compromiso del gobierno de Calderón en combatir esta violencia. Nosotros compartimos ese compromiso", dijo en su rueda de prensa diaria el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley.

En Washington esperan el resultado de la investigación iniciada por la política mexicana sobre los asesinatos del fin de semana y han despachado un equipo de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), para que ayude en las pesquisas.

En una advertencia de viajes a México, el Departamento de Estado alerta que "aunque la mayoría de las víctimas (de la violencia asociada al narcotráfico que sufre el norte de México) son ciudadanos mexicanos, la incierta situación de seguridad representa un riesgo para los ciudadanos estadounidenses también".

Algunos temen que los crímenes de Ciudad Juárez sean señal de que ese riesgo pueda traspasar la frontera y piden medidas para evitarlo, incluso acciones militares.

Historia en desarrollo

Al principio, el suceso de Ciudad Juárez tuvo poca repercusión en la prensa de Washington, absorta en cosas como las deliberaciones finales de la reforma del sistema de salud o el distanciamiento diplomático entre Estados Unidos e Israel.

Estamos animados por el compromiso del gobierno de Calderón en combatir esta violencia. Nosotros compartimos ese compromiso

Philip Crowley, portavoz del Departamento de Estado de EE.UU.

Por ahora, nadie adelanta hipótesis sobre por qué estos funcionarios estadounidenses habrían sido ajusticiados.

Pero es lógico que, "como mandan los protocolos policiales, no se puede dejar ninguna hipótesis por fuera, incluyendo que están vinculados al narco", le aseguró a BBC Mundo un especialista en seguridad que trabaja con el Departamento de Estado, pero que no quiso ser identificado por la delicadeza diplomática que reviste el asunto.

En las últimas horas el tema ha venido abriéndose espacio en los medios, sobre todo entre quienes temen que la guerra al narcotráfico que adelanta el presidente Calderón no evite que la violencia de los narcotráficantes se propague a territorio estadounidense, que es donde está su principal mercado de drogas.

Temiendo un posible "efecto de contagio" muchos empiezan a sentir que Washington debe tomar medidas, incluyendo la eventual militarización de la frontera con México, que fue planteada ya en 2009.

Recurso militar

El año pasado, por estos meses los gobernadores de Arizona y Texas consideraban el despliegue de efectivos de la Guardia Nacional y pedían al nuevo gobierno estadounidense tomar medidas para evitar el "contagio" de la narcoviolencia mexicana.

El gobierno estadounidense entiende, y el ejército entiende, que militarizar la frontera no va a parar a los narcotraficantes y prefieren compartir los escasos recursos que hay en formas de colaboración, en compartir inteligencia, en tratar de asestar algunos golpes contra las cabezas de los grupos criminales

Andrew Selee, director del Instituto México del Centro Woodrow Wilson

En aquel momento, el presidente Barack Obama aseguró que lo consideraría si un despliegue de ese tipo "tuviera sentido" y dijo que "sería inaceptable si tenemos bandas cruzando nuestras fronteras y matando a nuestros ciudadanos".

"Pienso que si un ciudadano estadounidense es asesinado por causa de extranjeros involucrados en violencia criminal eso es suficiente preocupación para hacer algo al respecto", dijo Obama.

Hoy hay tres estadounidenses –dos funcionarios consulares y un oficial de policía- caídos en la ola de violencia. ¿Puede marcar esto un punto de inflexión?

"Siempre está latente la posibilidad de que la gente en Estados Unidos pida militarizar la frontera o cerrar la frontera", le aseguró a BBC Mundo Andrew Selee, director del Instituto México del Centro Woodrow Wilson, un centro de estudios políticos ubicado en Washington.

"Pero obviamente eso no es una solución, porque las drogas siguen pasando con o sin medidas de reforzamiento fronterizo. Así que lo que se necesita es una estrategia mucha más inteligente contra las organizaciones del crimen organizado", afirmó Selee.

Narcoviolencia contagiosa

Selee considera que las poblaciones fronterizas tienen una "aproximación mas sofisticada" sobre qué hacer para reforzar la seguridad en la región, aunque reconoce que podría ser un punto "vendible" ante el resto de la opinión pública estadounidense.

"El gobierno estadounidense entiende, y el ejército entiende, que militarizar la frontera no va a parar a los narcotraficantes y prefieren compartir los escasos recursos que hay en formas de colaboración, en compartir inteligencia, en tratar de asestar algunos golpes contra las cabezas de los grupos criminales".

"Si bien la criminalidad no ha aumentado significativamente en El Paso, sí se ven burbujas de actividad que preocupan, como casos de secuestros y otros movimientos visibles del crimen organizado", le aseguró a BBC Mundo Selee.

Aunque los grupos criminales son los mismos a ambos lados de la frontera, hay un consenso en que el trabajo policial y judicial del lado estadounidense impide que las bandas desplieguen la violencia masiva que se observa en México.

De hecho, para quienes se oponen a la militarización de la zona fronteriza, la mayor evidencia del fracaso de esa estrategia es que los miles de soldados mexicanos no han logrado controlar el expansivo fenómeno de la narcoviolencia

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.