Haití: 32 niños vuelven con sus padres

Trabajadores sociales en Haití devolvieron a sus familias a 32 de los 33 niños que misioneros estadounidenses trataron de sacar del país ilegalmente después del terremoto que sacudió a Puerto Príncipe y otras ciudades haitianas en enero pasado.

Image caption Los trabajadores sociales que estaban al cuidado de los 33 niños dijeron que todos tenían padres.

"Resultó que los 33 niños tenían padres. SOS Children's Villages está convencida de que, en la mayoría de los casos, el mejor lugar para que un niño sea cuidado y protegido es dentro de la familia", reza una declaración de la organización que estuvo al cuidado de los niños desde el 30 de enero.

A las 22 familias de los pequeños se les entregó alimentos, sábanas y US$260 en el momento que fueron a buscar a sus niños.

Algunos de los padres le dijeron al juez haitiano que intervino en el caso que habían entregado a sus hijos a los misioneros bautistas porque ya no podían cuidarlos tras el sismo.

Sólo la líder del grupo New Life Children's Refuge, Laura Silsby, permanece en prisión en Haití acusada de tráfico de niños, mientras que los otros nueve fueron liberados.

"Alarma"

Estos misioneros, que llegaron a Haití provenientes del estado de Idaho, fueron arrestados el 29 de enero mientras trataban de llevar a los menores -de entre dos y 12 años, y una beba de meses- a la vecina República Dominicana por autobús sin la documentación necesaria.

El grupo alegó tener buenas intenciones y que sólo buscaba ayudar a los "huérfanos" tras el devastador terremoto que dejó más de 220.000 víctimas fatales.

La portavoz de SOS Children Villages, Line Wolf Nielsen, dijo que muchos padres habían estado visitando a sus hijos mientras estaban bajo el cuidado de la organización a la espera de una decisión del gobierno, que necesitaba asegurarse que los padres eran los reales.

Esta situación encendió las alarmas sobre la falta de controles que pudo haber fomentado las adopciones y los traslados ilegales.

El enviado especial de BBC Mundo a Puerto Príncipe Carlos Chirinos tras el terremoto señaló que algunas adopciones habrían sido hechas de buena fe por personas que querían sacar a los niños de un medio destruido y potencialmente peligroso para su salud, pero otras tal vez fueron aprovechadas por quienes nutren redes de esclavitud y de prostitución infantil.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.