Se acerca liberación del rehén más antiguo de las FARC

Pablo Moncayo
Image caption Todo está listo para la liberación del rehén más antiguo de las FARC.

Este martes terminarán doce años y tres meses de espera para la familia del sargento del ejército Pablo Emilio Moncayo, el cautivo más antiguo y famoso de Colombia -después de Ingrid Betancourt-, quien será liberado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

Terminará también el arduo trabajo emprendido por su padre, el profesor Gustavo Moncayo, “el caminante por la paz”, quien desde 2007 se hizo conocido por ponerse cadenas en las manos y recorrer a pie más de 2.668 kilómetros por las carreteras y calles de Colombia, pero también de Venezuela, Francia y Estados Unidos.

La tarea hecha por el profesor ha dado finalmente resultados, pues logró que las FARC le devuelvan a su hijo de 31 años, quien no conoce a su hermana menor, ni tampoco a sus dos sobrinos. Los tres nacieron mientras él ha estado en cautiverio.

“Este ha sido el resultado del amor, de la persistencia, de la perseverancia, del empeño y de unos deseos grandes por buscar la libertad”, declara Moncayo telefónicamente a BBC Mundo.

Dificultades

El logro de Moncayo no ha estado excento de dificultades, pues hubo que esperar once meses a que las FARC hicieran realidad la liberación de su hijo, anunciada en abril de 2009.

Aunque hay una veintena de policías y militares que siguen en manos de las FARC, Moncayo es “el secuestrado”, es decir, el símbolo de quienes están en poder de la guerrilla, le subraya a BBC Mundo el ex consejero de paz Carlos Eduardo Jaramillo, quien trabajó para el gobierno de César Gaviria (1990-1994).

Después de que la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt pasó seis años en poder de las FARC y ser rescatada a mediados de 2008, y de que los demás dirigentes políticos fueron liberados o escaparon, el sargento Moncayo se volvió el más famoso cautivo en poder de las FARC.

El profesor Moncayo está emocionado, cuenta las horas y busca las palabras para responder en medio de los periodistas que lo asedian.

Image caption Gustavo Moncayo encabezó una campaña por la liberación de su hijo, rehén de las FARC.

Él y toda su familia estarán en Florencia, la capital del departamento del Caquetá, una ciudad ubicada 519 kilómetros al sur de Bogotá, donde se reencontrarán con el sargento cuando llegue a bordo de un helicóptero de la Fuerza Aérea del Brasil que irá a recogerlo a una zona selvática.

Pide diálogo

El profesor Moncayo le dice a BBC Mundo que la gran lección de todos estos años de espera y de persistencia es que “con la fuerza, el egoismo y la arrogancia de la guerra no logramos nada. Lo que se necesita es diálogo”.

“El que sufre en medio de la guerra es el pueblo colombiano, la gente humilde, los campesinos, los indígenas, que han colocado la cuota más alta de sacrificio”, concluye el profesor, oriundo de una zona limítrofe con Ecuador.

Él sabe que la tarea de la libertad del sargento Moncayo está hecha, pero muchas otras están pendientes, como el regreso de los que siguen en la selva, entre ellos otro militar que cayó en manos de las FARC el mismo día que Pablo Emilio.

Pero también hay otras tareas más fáciles de conseguir, como el viaje que tenía planeada la familia en la navidad de 1997 para que Pablo Emilio conociera el mar en las costas ecuatorianas.

Lea: FARC liberan secuestrado

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.