Haití: éxodo ante las inminentes lluvias

Refugiados haitianos que llegaron de Petionville al nuevo campamento de Corail Cesselesse por la llegada de lluvias
Image caption Se espera que hasta 7.500 refugiados en Petionville sean llevados a Corail Cesselesse.

Ante la llegada de la temporada de lluvias, en Haití comenzó este fin de semana el traslado a zonas seguras de miles de personas que se quedaron sin hogar tras el terremoto del pasado 12 de enero, que causó la muerte a más de 220.000.

Un centenar de familias haitianas que hasta ahora vivían en campamentos levantados de manera provisional sobre el campo de golf de Petionville, en Puerto Príncipe, fueron llevadas en autobús a zonas más seguras.

Se espera que en las próximas semanas, unas 7.500 personas que ahora residen en Petionville sean trasladadas hasta Corail Cesselesse, a 20 kilómetros de la capital del país.

Las autoridades aseguraron que las primeras personas en salir de Petionville fueron aquellas que corrían más riesgo de sufrir las inundaciones y los deslaves que ocasionan anualmente las tormentas.

"Constante peligro"

El presidente, René Preval, dijo que el país aún permanece "en constante peligro", y que su gobierno también está preparando refugios en Gonaives, Cayes y otras ciudades por la llegada de las lluvias.

Sin embargo, algunas agencias humanitarias creen que el ejecutivo ha sido "demasiado lento" en la identificación de los lugares seguros para los cientos de miles de haitianos que perdieron sus casas.

Las organizaciones Oxfam, World Vision y CARE aseguraron que apenas se le ha dado tiempo a sus trabajadores para preparar en Corail un campamento que garantice la seguridad y la dignidad de la población.

Según denunciaron, mucha gente está empezando a ser trasladada sin que los nuevos sitios estén listos.

"Lo he perdido todo. Me preguntaron si quería irme y dije que sí, pero no tengo ni idea de cuáles son las condiciones allí", le dijo a la agencia de noticias Reuters Manise Raphael, una de las personas que ahora vivirán en los nuevos refugios.

Los grupos de ayuda sostuvieron que, por ejemplo, apenas se han instalado letrinas en Corail.

Añadieron que, a no ser que se garanticen lugares seguros para la población, podrían estar en riesgo de sufrir nuevos desastres por las fuertes lluvias y huracanes que a menudo azotan al país por esta época y en verano.

"En el último minuto"

Image caption El gobierno asegura que está preparando refugios en Gonaives, Cayes y otras ciudades.

"Entendemos que este caso ha sido un traslado de emergencia por las inminentes lluvias y estamos actuando con la mayor urgencia para preparar todo", dijo Marcel Stoessel, de la ONG Oxfam.

"Pero los próximos traslados no se podrán hacer en el último minuto", agregó.

Precisamente, la cercanía de la temporada de lluvias y, poco después, de huracanes, es una de las amenazas a la reconstrucción de Haití, según le dijo a la BBC Myrta Kaulard, directora para Haití del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

Lea: Haití logra más dinero del esperado

"El gran desafío de las lluvias y de la temporada de huracanes debe impulsar a todos a hacer el esfuerzo paralelo de apoyar las labores de ayuda de emergencia y la reconstrucción", afirmó Kaulard a finales de marzo, cuando la comunidad internacional se comprometió en Nueva York a donarle a Haití US$5.300 millones para financiar la reconstrucción del país.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.