Acusan disciplinariamente a Piedad Córdoba

Piedad Córdoba
Image caption Presuntamente hay correos electrónicos de la senadora en el computador de Raúl Reyes.

La senadora opositora colombiana Piedad Córdoba fue acusada disciplinariamente por el Procurador (Inspector) General, Alejandro Ordoñez, por supuestos vínculos con la guerrilla izquierdista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

La decisión se tomó basada en correos electrónicos hallados en los computadores incautados después de que, en marzo de 2008, las fuerzas militares de Colombia bombardearon en Ecuador el campamento de Raúl Reyes, el tercero al mando de las FARC.

Córdoba, del Partido Liberal, ha jugado un rol fundamental en más de 14 liberaciones unilaterales hechas por las FARC en los últimos dos años, en las cuales ha participado como garante.

La decisión de Ordóñez contra Córdoba produjo muchas reacciones en Colombia, mientras que la legisladora se encuentra en una gira por Europa que busca apoyo para lograr un intercambio de 22 cautivos de las fuerzas militares que siguen en manos de las FARC por guerrilleros presos.

“Yo confío plenamente en la inocencia y rectitud de ella, y no se pueden confundir, de ninguna forma, sus gestiones humanitarias y aportes por la paz con cualquier clase de nexos ilegales e indebidos con las FARC”, declaró a BBC Mundo el congresista electo Iván Cepeda, miembro de Colombianos y Colombianas por la Paz, la organización que lidera Cordoba.

“Chivo expiatorio”

Por su parte, Rafael Pardo, candidato presidencial del Partido Liberal, defendió a Córdoba y dijo que el procurador está buscando una "cortina de humo", en vez de investigar las irregularidades, que según él, se cometieron en las pasadas elecciones al Congreso.

Carlos Gaviria, quien fue candidato presidencial del opositor Polo Democrático Alternativo, le dijo a BBC Mundo que las actuaciones del procurador “son poco creíbles”.

“El procurador está obrando bajo la presión de que hay que equilibrar la llamada Farcpolítica con la Parapolítica, algo que es un imposible metafísico”, explicó Gaviria.

La acusación displinaria contra Córdoba coincidió con la entrega de pruebas de supervivencia de dos uniformados que están cautivos desde 2007 y 2008. Uno de ellos, el capitán Guillermo Solórzano, de la Policía, dijo que “el acuerdo humanitario es un clamor nacional e internacional”.

Desde Suiza, donde se encuentra, Córdoba comunicó a través de la red social Twitter que esas pruebas de vida “refuerzan el trabajo que estamos haciendo para lograr una solución política al conflicto”.

Sin embargo, Córdoba no comentó la acusación disciplinaria en su contra.

A comienzos de esta semana, Córdoba había deestimado los hallazgos en el computador de Reyes, porque “se rompió la cadena de custodia”.

En otras oportunidades, Córdoba ha dicho que no tiene ningún nexo con las FARC y que sólo trabaja por la libertad de los cautivos en manos de ese grupo y por lograr una solución política y negociada al conflicto colombiano, que lleva casi cinco décadas.

Luego de la formulación de la acusación disciplinaria en su contra, Córdoba tendrá que responer por escrito a los cargos. Al final, el procurador Ordóñez decidirá si la sanciona disciplinariamente o no.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.