Última actualización: viernes, 16 de abril de 2010 - 04:46 GMT

"Luchar contra el narco es la única alternativa"

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

En México luchar contra el tráfico de drogas ha dejado un alto costo en vidas humanas, según reconocen las autoridades.

Pero al país, como a las naciones que integran Centroamérica, no les queda otra alternativa que mantener esta lucha, le dijo a BBC Mundo Antonio María Costa, director Ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

Y es que el crimen organizado, del que el narcotráfico es una rama, representa una seria amenaza para la estabilidad de la región.

BBC Mundo conversó con el llamado "zar antidrogas" de la ONU, un italiano de 68 años que en mayo próximo concluye un periodo de ocho años al frente de la ONUDD.

Antonio María Costa advierte que todos los países con estabilidad y desarrollo debieron controlar primero a la mafia. Y en esa ruta, México no es la excepción.

"No hay alternativa, el estado mexicano está amenazado por la delincuencia organizada. Una criminalidad que amenaza el desarrollo y la paz no sólo en Centroamérica sino en muchos lugares", señala.

Agencias de seguridad de Estados Unidos, como la Agencia Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), estiman que el narcotráfico en México genera ganancias por al menos US$25.000 millones anuales.

La ONUDD señala que el valor mundial del mercado de drogas ilícitas es de US$300.000 millones al año.

Costo humano

No hay alternativa, el estado mexicano está amenazado por la delincuencia organizada. Una criminalidad que amenaza el desarrollo y la paz no sólo en Centroamérica sino en muchos lugares

Antonio María Costa, director Ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito

Recientemente el gobierno mexicano reconoció que en los últimos tres años han muerto más de 22.000 personas en la lucha contra carteles de la droga.

Una cifra mayor a la que se había estimado. Organizaciones civiles y medios locales habían dicho que las víctimas eran unas 18.000. Las autoridades no habían ofrecido un dato oficial, hasta ahora.

clic Lea: México: más de 22.000 muertes por narcotráfico

Antonio María Costa dice que es un precio que han pagado todos los países que luchan contra el narcotráfico.

"El costo humano es siempre muy alto. Italia en los últimos 20 años hizo un esfuerzo muy importante contra la mafia; perdimos ministros, alcaldes, jueces, representantes de la sociedad civil. Hay que luchar por prevenir los casos anteriores".

Responsabilidad compartida

Antonio María Costa, director Ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito

María Costa advierte que todos los países con estabilidad y desarrollo debieron controlar primero a la mafia.

Una de las tareas centrales de la ONUDD es hacer entender que la lucha contra la delincuencia organizada debe ser un esfuerzo compartido, especialmente en el tráfico de drogas.

No es, dice Antonio María Costa, una tarea sólo de los países productores o de tránsito de los estupefacientes, sino esencialmente de los consumidores.

Un común denominador es que el narcotráfico está presente en países pobres, como en Centroamérica, que no pueden destinar recursos suficientes para combatir a los carteles de la droga.

La recomendación de la ONUDD es bajar el consumo en las naciones que tienen ese problema.

clic Lea: México: nueva geografía del narcotráfico

Esclavitud, el otro problema

Un problema tan serio como el tráfico de drogas es la trata de personas. La ONUDD estima que, en el mundo, unos dos millones de seres humanos son víctimas de esclavitud sexual, laboral o para la extracción de órganos.

México y Centroamérica son señalados como "focos rojos" por el gobierno de EE.UU. y grupos como la Organización Internacional de Migraciones.

Atender este problema requiere un tratamiento integral, dice Antonio María Costa, como "calibrar" las leyes internacionales en los países que tienen este problema.

Y además, es necesario capacitar a quienes las apliquen, pues a pesar de que la Convención de Palermo -que regula entre otros este problema- tiene diez años de vigencia, en algunos países el asunto es todavía joven.

"Hay que capacitar a jueces, policías, procuradores, especializarlos en las dificultades de trabajar con las víctimas que han perdido dignidad, humanidad, la libertad", señala.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.