Murió ex nazi y fundador de Colonia Dignidad

Paul Schaefer
Image caption Paul Schaefer había sido suboficial del Ejército nazi.

El alemán Paul Schaefer, un antiguo nazi y fundador del enclave Colonia Dignidad, murió a los 88 años en una prisión en Chile.

Schaefer falleció este sábado en el Hospital Penitenciario, ubicado en la ex Penitenciaría.

El jerarca de Colonia Dignidad cumplía una condena de siete años de prisión por homicidio calificado; tres años por infracción a la ley de control de armas; tres años y un día por torturas y a 20 años por abusos sexuales contra menores que vivían en la Colonia.

Según el diario chileno La Tercera, Schaefer padecía una grave afección cardíaca que deterioró su estado de salud en las últimas semanas.

Un enclave cerrado al mundo

El otrora pastor bautista estableció la colonia al sur de Chile, en 1961, luego de escapar de Alemania huyendo de otras acusaciones por abusos de menores.

Schaefer y otros alemanes fundaron la Colonia Dignidad, que ellos llamaron "Villa Baviera" y la transformaron en un verdadero enclave cerrado, al margen de las leyes chilenas.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), la Colonia fue utilizado como campo de concentración y torturas, según testimonios de supervivientes. El alemán tenía estrechos lazos con la élite militar de la dictadura.

Schaefer habría negado que le permitiera a la policía secreta chilena el uso de Colonia Dignidad como un centro de tortura durante la dictadura, entre los años 70 y 80.

"Un estado dentro de un estado"

Bajo el control de Schaefer, se cree que los residentes de Colonia Dignidad eran mantenidos en contra de su voluntad.

Tras siete años en que estuvo prófugo de la justicia chilena, Schaefer fue capturado en Argentina en 2005, y fue trasladado a Chile para ser juzgado nuevamente.

Un reporte del congreso chileno sobre Colonia Dignidad denunció que el lugar había operado como "un estado dentro de otro estado" durante el régimen de Pinochet.

El gobierno chileno retomó el control de la colonia, con una extensión de 16.000 hectáreas, en 2005.

Antiguos miembros de la comunidad han confirmado que Schaefer forzaba a los niños a vivir separados de sus padres, y que no les permitía el contacto con el mundo exterior.

Contenido relacionado