Argentina/corrupción: buscan testigos

Billetes de dólar
Image caption Hasta ahora todos los exportadores implicados negaron haber recibido pedidos de soborno.

Legisladores de la oposición en Argentina anunciaron que se presentarán ante la Justicia para pedir que se llame a declarar a empresarios que presuntamente habrían pagado prebendas para poder realizar transacciones comerciales con Venezuela.

El juez Julián Ercolini investiga si funcionarios del gobierno argentino cobraban a los empresarios dádivas para negociar con Caracas.

Esa acusación fue realizada por el ex embajador de Argentina en Caracas, Eduardo Sadous, quien declaró ante el magistrado que funcionarios del Ministerio de Planificación Federal cobraban una "coima" de entre un 15% y un 20% a los hombres de negocios que buscaban exportar al país de Hugo Chávez.

Lea: Argentina: polémica por denuncias de corrupción

Sadous dijo que esas acusaciones le habían sido formuladas por el agregado comercial de la embajada argentina en Caracas, Alberto Álvarez Tufillo, y por algunos empresarios que se vieron afectados.

Sin embargo, hasta ahora todos los exportadores implicados negaron haber recibido pedidos de soborno.

Se espera que este viernes la oposición, liderada por la Coalición Cívica, pida al juez Ercolini que cite a declarar a los hombres mencionados en la causa.

Por su parte, el magistrado ya anunció que volverá a tomar testimonio a Sadous y a Álvarez Tufillo.

Intermediarias

Ercolini ha puesto el foco de la pesquisa en dos empresas que habrían actuado como intermediarias en los negocios entre Buenos Aires y Caracas.

Image caption Las denuncias del ex funcionario implican a la presidenta Cristina Fernández.

La firma estadounidense Palmat Internacional, con sede en Miami, habría sido la primera intermediaria de las operaciones, mientras que la argentina Madero Trading S.A. habría cumplido esa función a partir de 2007.

BBC Mundo intentó hablar con los responsables de esta última, donde expresaron que no realizarán declaraciones a la prensa ni emitirán un comunicado explicando su posición.

Palmat Internacional y Madero Trading S.A. ya estaban siendo investigadas en 2007 por el entonces Defensor del Pueblo, Eduardo Mondino, quien aseguró que más de 20 empresas argentinas le confirmaron que pagaron una comisión a estas intermediarias para poder realizar sus transacciones.

Según la investigación, las operaciones entre Argentina y Venezuela se habrían realizado a través de un fideicomiso, por el cual Caracas le vendía a Buenos Aires fuel oil a cambio de productos agrícolas argentinos.

El juez Ercolini libró un exhorto para que un banco en Nueva York donde funciona el fideicomiso dé detalles de las operaciones registradas.

En tanto, esta semana, ocho ex secretarios de Energía de Argentina denunciaron la compra del fuel oil venezolano.

Los ex funcionarios cuestionaron la necesidad de comprar el combustible cuando la demanda interna está "plenamente satisfecha" y hay incluso saldo exportable, y también advirtieron sobre la calidad del producto venezolano, que contendría más azufre y sería más contaminante.

Defensa del gobierno

Por su parte, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, volvió a desestimar este martes las acusaciones contra el gobierno y en particular contra su par del Ministerio de Planificación Federal, Julio De Vido.

"A mí no me preocupan (los hechos de corrupción), en todo caso hay que investigarlos. Yo sé cómo trabaja Julio De Vido, no tengo ninguna duda que no hay nada de eso", afirmó.

El funcionario también resaltó que todos los empresarios implicados habían negado las acusaciones.

"En este país, apuntar a los otros con un dedo es muy fácil. Pero después ninguno se hace cargo de dar las explicaciones en el lugar que corresponde", retrucó.

En tanto, el ex secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, acusado por Sadous de participar en los actos de corrupción, aseguró que las denuncias del diplomático buscan "poner en riesgo" la relación entre Argentina y Venezuela.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.