Última actualización: miércoles, 26 de mayo de 2010 - 09:25 GMT

Venezuela consumista

Compradoras frente a una vidriera de tienda en ofertas en Caracas, Venezuela.

El bolsillo de los venezolanos crece y se achica al "son" de los precios del petróleo.

Los economistas no están cómodos con el término, los políticos lo usan de acuerdo a su inclinación ideológica, pero el común de la gente habla de ello como si se tratase de una verdad establecida: parece que en Venezuela para ser hay que tener. En ese sentido los venezolanos serían consumistas. ¿O no es así?

Minutos antes de las 11 de la mañana, decenas de personas se agolpan impacientes ante las puertas cerradas del centro comercial Sambil, uno de los más populares de Caracas. Van a mirar, pasear y comprar... A "sambilear", según un verbo de nuevo cuño.

El presidente Hugo Chávez entrega llaves de vehículo nuevo en el "concesionario socialista". Cortesía ABN.

Chávez condena el consumismo. En su lugar promueve un esquema de "mercado socialista".

En un terreno vacante del oeste de la ciudad, un grupo de familias sin techo levanta viviendas con tablas y cartones. Sus pertenencias están apiladas, entre ellas, televisores de gran formato y un decodificador de canales por cable, conectado a un poste de luz.

Luego, algunos números. Según cifras de la industria, Venezuela se encuentra entre los primeros consumidores de whisky de la mejor calidad del mundo (primer lugar en América Latina en 2008). Venezuela supera a México y Brasil en ventas de celulares Blackberry, con más de 1.600.000 unidades en uso, le dijo a BBC Mundo el experto en tecnología, Froilán Fernández.

Elementos que forman parte de la ecuación, en un país que se dice encaminado a un cambio en el modelo ideológico, alejado del patrón capitalista de consumo y hacia una economía social, centrada en el hombre y no en el objeto.

Con-su-mismo

Yo no estoy dispuesto a seguir dando dólares para importar whiskey en las cantidades que están dando. ¿Qué revolución es esta, la del whiskey, la de los Hummers (automóviles de lujo)? ¡No!

Hugo Chávez

Algunos argumentan que estos indicadores hablan de preferencias y circunstancias. El centro comercial sería una opción de entretenimiento seguro frente a la delincuencia y el whisky, una costumbre heredada de los petroleros estadounidenses que explotaron los primeros campos en el siglo XX.

Otros señalan que no tiene sentido hablar de consumismo cuando una buena parte del país no gana lo suficiente para cubrir sus necesidades básicas. "Aquí sí hay consumismo", reza un chiste popular: "con-su-mismo pantalón, con-su-mismo par de zapatos…".

Así lo cree el economista marxista Manuel Sutherland, quien le dijo a BBC Mundo que el discurso oficial contra el consumismo no es más que una coartada para ocultar el problema de la pobreza.

Sin embargo, hay algo de historia y tradición que pareciera no permitir descartar completamente la pregunta que encabeza este artículo. Está ligado, precisamente, al petróleo, principal producto de exportación nacional.

Oro negro

"Hablemos del verdadero asunto, que es el mercantilismo", protesta el profesor de economía del Instituto de Estudios Superiores de Administración, IESA, Hugo Farías, que critica un modelo rentista –también cuestionado por portavoces gubernamentales, como el ministro de Energía, Alí Rodríguez– por el cual el país simplemente gasta aquello que gana por concepto de "oro negro". A barril caro, país contento, y viceversa.

Tienda de equipos de audio y video en Caracas

A pesar de la recesión, la compra de alta tecnología y productos estéticos no se han visto "asfixiados".

Ocurrió en los años '60: el precio del petróleo pasó de US$1,80 a US$20 y el dinero corrió a manos llenas. "'Tá barato, dame dos", dicen que decían los venezolanos de clase media en sus habituales viajes de compras a Miami.

Volvió a ocurrir hace un par de años, cuando el barril hizo palidecer los US$10 de finales de los '90 para cotizarse hasta por US$140. El gasto público se multiplicó y el privado le siguió el trote.

clic Lea: El consumismo en el país del socialismo del siglo XXI

"Yo no estoy dispuesto a seguir dando dólares para importar whisky en las cantidades que están dando. ¿Qué revolución es ésta, la del whisky, la de los Hummers (automóviles de lujo)? ¡No!", dijo el propio presidente Hugo Chávez en octubre de 2007.

La explosión del consumo se expresó también en la adquisición, por parte del estrato económico más empobrecido, de hornos de microondas (el número de hogares que lo posee se triplicó), DVDs (se septuplicó), aire acondicionado (se cuadruplicó) y otros productos.

Estos venezolanos, que representan el 53% de la población, vieron elevarse sus ingresos reales por hogar en 132% entre 2004 y 2008, todo de acuerdo con la encuestadora venezolana Datos.

"Más de la mitad del país tuvo dinero constante y sonante para consumir", le explicó a BBC Mundo la investigadora de Datos, Allie Charr. Y para eso parece haberlo usado.

clic Lea: ¿Cómo gasta el dinero el venezolano?

Cambios y "contradicciones"

Hablemos del verdadero asunto, que es el mercantilismo

Manuel Sutherland

Ahora el barril volvió a bajar hasta ubicarse en unos US$70 y el país entró técnicamente en recesión. ¿Se acabó el consumismo?

Cifras recientes la encuestadora Datanálisis señalan que el consumo masivo no alimentario cayó en un 10% durante el primer trimestre de 2010. El de alimentos retrocedió 3%. Sin embargo, algunos indicadores van contracorriente. El presidente de Consecomercio, Fernando Morgado, asegura que las ventas en el sector de alta tecnología no "están asfixiadas".

clic Vea: Detrás del mostrador

Por su parte, la presidenta de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica, Marisol de Arreaza, indica que no ha disminuido en forma proporcional el número de intervenciones destinadas a embellecer la figura. Aunque a veces esto implique algunos sacrificios.

clic Vea: Todo por verse bellas

Las pasadas navidades, el presidente Chávez volvió a fustigar el consumismo. Lo hizo en el contexto de la inauguración de ventas de vehículos e hipermercados de electrodomésticos manejados por el Estado.

La clave de esta aparente contradicción tiene que ver, según explicó, con que estas tiendas se ajustarán a un modelo de "comercio socialista", donde lo importante es suplir una necesidad a un precio justo. Parece implicar que nadie compre si no necesita, y que nadie venda más caro de lo que necesite.

¿Quién o qué determina lo que es "necesario"? ¿Dónde termina la necesidad y empieza el "consumismo"? Alguna de las interrogantes que abordamos en este especial de BBC Mundo.

clic Vea: qué piensan los expertos sobre el "consumismo" del venezolano

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.