La polémica vida de "El Jefe Diego"

Diego Fernández de Cevallos
Image caption Fernández inició su carrera de abogado en el despacho del fundador del PAN, Manuel Gómez Morín.

En 1994, durante su campaña por la presidencia de México, Diego Fernández de Cevallos provocó airadas protestas de grupos feministas al referirse a las mujeres como "el viejerío". Aunque el candidato se disculpó, todavía hay quienes suelen recordarle esta frase.

Y es que el apodado "Jefe Diego" es un personaje polémico, que pocas veces evade los debates políticos y con una participación importante en la vida del gobernante Partido Acción Nacional (PAN).

De hecho, inició su carrera de abogado en el despacho del fundador del PAN, Manuel Gómez Morín.

Fernández fue un personaje clave para la legitimación del ex presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), quien asumió el poder tras unas cuestionadas elecciones.

Lea: México: desaparece ex candidato presidencial

Como líder de los diputados del PAN respaldó activamente una serie de reformas políticas y económicas impulsadas por el gobierno de Salinas, que hicieron posible, entre otras acciones, la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, así como el reconocimiento del Estado Vaticano por parte del gobierno de México.

Analistas han dicho que el respaldo político de "El Jefe Diego" fue fundamental para la transición democrática que vivió el país en 2000.

Cercano al poder

Otros piensan diferente, pues con frecuencia Fernández ha sido cuestionado por su cercanía con los últimos gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que mantuvo el poder durante 71 años.

Por ejemplo, en la campaña presidencial de 1994 ganó a sus contrincantes, Ernesto Zedillo y Cuauhtémoc Cárdenas, en el único debate que hubo en el proceso, lo cual aumentó considerablemente su popularidad.

Pero después de esto, inexplicablemente se ausentó de la campaña durante varias semanas.

Años después, el ex presidente Vicente Fox le acusó de haber entregado el triunfo al PRI.

El "Jefe Diego" también causó polémica por encabezar, cuando era legislador, varios litigios judiciales contra las autoridades que le dejaron grandes ganancias.

Algunos le acusaron de valerse de su condición política para ganar esos juicios.

Diego Fernández no solía viajar con guardias, e incluso con frecuencia conducía sus propios automóviles. Antes de su desaparición no se sabía de ninguna amenaza en su contra.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.