Indígena lleva a juicio al Estado mexicano

Valentina Rosendo,  indígena mexicana.
Image caption Valentina acusa a dos militares mexicanos de haberla violado en el año 2002, cuando tenía 17 años.

Más de ocho años después de haber sido violada y torturada, la indígena mexicana Valentina Rosendo Cantú testificó este jueves ante un tribunal, pero no de su país, sino ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en Costa Rica.

Hasta esa instancia llevó Valentina su caso después de sentirse ignorada durante años por la justicia mexicana.

"Yo no debería estar acá, si el gobierno mexicano aceptara que fueron militares los que me violaron", le dijo Valentina a BBC Mundo durante el descanso de su audiencia en San José.

Desde hace ocho años Valentina viene acusando a dos militares mexicanos de haber torturado y abusado sexualmente de ella el 16 de febrero de 2002, cuando tenía 17 años, frente a otros seis miembros del ejército.

Ante la Corte Interamericana de Justicia, Valentina exigió al gobierno de México que reconozca que fueron militares quienes la torturaron y violaron y que tome medidas de reparación que eviten que hechos como estos se vuelvan a repetir.

¿Competencia de quién?

En 2002 Valentina interpuso una denuncia formal ante el ministerio público mexicano pero ese mismo año el ministerio se declaró incompetente y el caso fue referido al Fuero Militar.

Desde entonces no ha habido castigo alguno para los presuntos culpables y sí una larga y tortuosa búsqueda de justicia para Valentina, cuyo camino, dice, ha estado plagado de amenazas y discriminación.

"Han sido ocho años de buscar justicia, ocho años de impunidad para los soldados que abusaron de mí, ocho años de que no me crea el gobierno mexicano, me llaman una mujer mentirosa, ocho años de no poder regresar a mi comunidad", declaró.

Cuando BBC Mundo contactó a fuentes del Gobierno de México sobre este caso éstas dijeron que no habría un comunicado oficial mientras la Corte Interamericana no emita una sentencia.

Un perfil vulnerable

Valentina es una mujer indígena me´phaa, originaria de la comunidad de Caxitepec, en el estado de Guerrero.

Cuenta que la tarde del 16 de febrero del 2002 se encontraba sola lavando ropa en un río que está cerca de su casa, cuando se le acercaron los soldados. En esa época Valentina no hablaba español.

Sus abogados acusan al estado mexicano también por actos de discriminación.

"De profunda discriminación por ser mujer, por ser niña, por ser indígena", le dijo a BBC Mundo el abogado Vidulfo Rosales Sierra, coordinador del área jurídica del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, que lleva la defensa de Valentina.

"Se le negó además el derecho a la debida diligencia, es decir, no se le recibió la denuncia, no se le proporcionó atención médica, no se recabaron las pruebas como se debió hacer, se perdieron evidencias, no se hicieron los exámenes médicos que se le tendrían que haber hecho en aquel momento, etc.", dijo Rosales Sierra.

"Todos estos actos constituyen violaciones de la Convención Americana de Derechos Humanos y por eso le estamos pidiendo a la Corte que declare la responsabilidad del estado mexicano", añadió.

Asimismo criticó la utilización del fuero militar para juzgar casos de violaciones de derechos humanos perpetradas por elementos del propio ejército.

No es un caso aislado

La defensa de Valentina asegura que éste no es un caso aislado.

"En las mismas fechas también se dieron otros casos de violación sexual perpetrados por elementos del ejército mexicano en contra de mujeres, que lamentablemente por temor y por circunstancias de pobreza y marginación no pudieron denunciar, pero que están documentados", asegura el abogado, quien dice conocer al menos cuatro casos más.

Rosales dice además que las violaciones y los abusos por parte del ejército mexicano han ido en aumento durante los últimos años.

Su acusación coincide con la de la organización Amnistía Internacional, que esta misma semana publicó un informe en el que denuncia que aumentaron los abusos cometidos por miembros del ejército, como "ejecuciones extrajudiciales y homicidios ilegítimos, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y torturas y otros malos tratos".

Precedentes "históricos"

La Corte Interamericana de Derechos Humanos falló contra México en dos ocasiones anteriores, cuyas sentencias fueron consideradas históricas por los grupos de lucha por los derechos humanos.

En noviembre de 2009, en el caso del Campo Algodonero, la Corte dictaminó que el Estado mexicano había incurrido en discriminación y que no había protegido a las mujeres asesinadas en 2001 en Ciudad Juárez ni había garantizado una investigación efectiva sobre su secuestro y asesinato.

Lea también: CIDH condena al Estado mexicano

También en 2009 la Corte declaró a México responsable de la desaparición forzada de Rosendo Radilla, perpetrada por el ejército mexicano en 1974 en el estado de Guerrero.

Se estima que la Corte Interamericana de Justicia emitirá una sentencia vinculante sobre el caso de Valentina Rosendo Cantú hacia finales de 2010 o principios de 2011.

"Yo, la esperanza que tengo, es que castiguen a los militares que abusaron de mí", concluyó Valentina.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.