Exhuman "narcofosa" en México con 55 cuerpos

Rescatistas exhuman fosa clandestina en el estado de Guerrero
Image caption La fosa fue localizada tras la detención de sicarios, quienes revelaron el sitio donde arrojaban a sus víctimas.

En Taxco, Guerrero, en el sur de México, fueron rescatados los cuerpos y osamentas de 55 personas asesinadas que fueron depositados en el respiradero de una mina abandonada. De acuerdo con autoridades, el sitio fue utilizado como cementerio por bandas de narcotraficantes.

Es la fosa clandestina más grande que se haya localizado en la historia reciente del país, reconocen especialistas.

Al menos 20 cuerpos tenían tatuajes, algunos con imágenes de la Santa Muerte. La mayoría estaban atados de manos o pies y tenían los ojos vendados.

El hallazgo es una muestra de que la violencia e impunidad por el tráfico de drogas están lejos de concluir, afirmó Martín Barrón, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe).

"¿Cuántas fosas como ésta puede haber en el país? Con la geografía de México las posibilidades son muchas", dijo en conversación con BBC Mundo.

Taxco es una zona de producción minera, especialmente de plata, oro y cobre. El gobierno local revisa otros 31 túneles que sirven como respiraderos, en busca de más cadáveres.

Narcofosa

El cementerio clandestino fue localizado después de que soldados del ejército detuvieran a 15 sicarios, quienes revelaron el sitio donde solían arrojar los cuerpos de sus víctimas.

La recuperación de los cadáveres duró una semana, pues el respiradero de la mina tiene una profundidad de 150 metros.

Hasta ahora sólo seis cuerpos han sido identificados. Uno de ellos pertenece a Daniel Bravo Mota, director de la cárcel de Iguala, a unos 36 kilómetros de Taxco.

El funcionario había sido secuestrado a mediados de mayo pasado junto con un colaborador suyo.

Para identificar al resto de los cuerpos la Procuraduría (fiscalía) de Justicia de Guerrero tomará muestras de ADN y peritajes odontológicos.

Será una tarea difícil, reconocen autoridades, porque muchos están en descomposición y en otros casos sólo fueron localizadas las osamentas.

Por el momento no se conoce a los responsables de la llamada "narcofosa".

Guerrero ha sido escenario de varias disputas entre carteles de narcotráfico; la más reciente es la batalla entre los grupos de Édgar Valdez Villarreal, conocido como "La Barbie", y Héctor Beltrán Leyva, hermano de Arturo, quien murió en diciembre durante un enfrentamiento con la infantería de marina.

Ambos disputan el control del tráfico de drogas en estados del sur y centro del país.

Zetas en Cancún

Pero la fosa clandestina no fue el único hallazgo macabro registrado en México al inicio de semana.

En Cancún, Quintana Roo, el principal destino turístico del país, fueron localizados seis cadáveres con una letra Z marcada en el abdomen, como una posible referencia al cartel de narcotráfico de Los Zetas.

Es una de las bandas más peligrosas, según el gobierno mexicano, y desde hace varios años tiene presencia en el sureste del país.

Los cadáveres se encontraban dentro de un cuerpo subterráneo de agua, conocido como cenote.

En un principio existió la versión de que a tres cadáveres se les había extraído el corazón, lo cual fue desmentido por el fiscal de Quintana Roo, Francisco Alor.

Las víctimas tenían heridas en el pecho y huellas de tortura, dijo el funcionario.

En los últimos tres años cerca de 23.000 personas han muerto en la lucha contra carteles de narcotráfico, según cifras oficiales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.