Guatemala: dimite zar contra la impunidad

Carlos Castresana
Image caption Castresana lamentó que el Estado guatemalteco no cumplió "nada de lo que prometió".

El español Carlos Castresana dimitió este lunes como director de la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (Cicig) porque considera que ese país ha incumplido sus compromisos.

Castresana, que ocupaba ese cargo desde la creación de la comisión en 2008, afirmó en una rueda de prensa que el acuerdo por el que surgió ese organismo dependiente de Naciones Unidas, implicaba obligaciones de la ONU y la comunidad internacional pero también del Estado de Guatemala que "no está cumpliendo".

"Nadie es imprescindible. El trabajo de la Cicig seguirá y la persona que me sustituirá es honorable e independiente", afirmó el ex director de la comisión quien adelantó que su sustituto llegará a Guatemala en las próximas semanas.

El funcionario de la ONU lamentó que en los tres poderes de Guatemala "hay funcionarios y personajes que de manera notoria han demostrado no defender los intereses de los guatemaltecos".

Una historia de descontento

La Comisión Internacional de lucha contra la Impunidad se creó por un acuerdo entre Guatemala y las Naciones Unidas en 2006 con el objetivo de identificar a grupos armados ilegales y ayudar al gobierno a desmantelarlos.

En los más de dos años que Castresana ha estado frente a la Cicig ha mostrado en reiteradas ocasiones su descontento con las instituciones guatemaltecas y se ha mostrado contrariado con algunas decisiones.

En una entrevista con BBC Mundo el pasado mes de febrero el español aseguraba que el Estado ya no era el principal violador de los derechos fundamentales en Guatemala.

No obstante, lamentaba que las instituciones de seguridad y justicia estaban prácticamente colapsadas y que éstas eran incapaces de proteger a los ciudadanos frente a la extendida criminalidad y confesó que a veces sentía "la tentación de tirar la toalla".

Lea: ONU critica a Guatemala por la inseguridad

El futuro de la comisión

Image caption Stein tuvo un papel protagónico en la creación de la comisión contra la impunidad.

La colaboradora de BBC Mundo en Guatemala, Julie López, recuerda que hace sólo seis semanas, Castresana viajó a la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para solicitar a los países donantes que continuaran su respaldo a la Cicig hasta el fin del mandato de la comisión en agosto de 2011.

En esa oportunidad, al abogado español lo acompañó una delegación de la sociedad civil que expuso a la ONU por qué era necesaria la presencia de la Cigig en Guatemala.

Parte de la comitiva estaba integrada por la guatemalteca Rigoberta Menchú, Premio Nóbel de la Paz, y por el ex vicepresidente Eduardo Stein (2004-2008), quien tuvo un papel protagónico en intentar establecer la comisión en el país. Menchú, entre otros delegados, expresó su interés porque el mandato de la comisión se extendiera más allá del próximo año. Sin embargo, Castresana tenía contemplado una etapa de transición, en la que permaneciera en el país sólo una parte del equipo para acompañar el trabajo de las autoridades locales. Desde que asumió la jefatura de la Comisión, Castresana siempre insistió en que las autoridades locales debían "tomar la batuta" en 2011, refiriéndose a la importancia del fortalecimiento institucional local.

Vaso "casi vacío"

No obstante, recientemente al ser consultado sobre si veía el vaso "medio vacío o medio lleno", respondió que el vaso estaba "casi vacío".

Dijo que se había compuesto "una esquinita del problema", al referirse al pequeño porcentaje del personal del sistema de justicia guatemalteco con el que la Cicig ha producido resultados concretos en casos paradigmáticos.

Uno de ellos, fue el polémico asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg del que se culpó al presidente Álvaro Colom en un video que la víctima grabó poco antes de morir.

Sin embargo, la comisión contra la impunidad afirmó en un informe que Rosenberg ordenó su propio asesinato y que Colom no era responsable de esta muerte.

Lea: Guatemala: "Rosenberg ordenó su muerte"

La corresponsal de la BBC explicó que en su más reciente visita a la sede de la ONU, Castresana dijo que Guatemala es un país donde "cuesta mucho ser optimista, pero hay que serlo".

"Su renuncia a la CICIG hoy quizá devela otra historia. El comisionado solía resaltar que en Guatemala había un 98% de impunidad, es decir, que la justicia sólo se alcanzaba en el 2% de los casos", apuntó López.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.