Jueces ciudadanos juzgarán a opositor boliviano

Leopoldo Fernández
Image caption Fernández (derecha) fue gobernador de la región de Pando hasta septiembre de 2008.

Tres ciudadanos sin conocimientos de abogacía y dos jueces técnicos juzgarán al opositor boliviano Leopoldo Fernández, quien guarda reclusión en una cárcel de La Paz.

Fernández fue gobernador de la región de Pando hasta septiembre de 2008 cuando ocurrió una masacre de campesinos en medio de duros enfrentamientos entre oficialistas y opositores.

El gobierno del presidente Evo Morales acusó a Fernández de haber sido el autor de esa masacre y, por eso, lo destituyó del cargo, lo trasladó a La Paz y lo encarceló.

Un año y ocho meses después de esos hechos, este miércoles se constituyó el tribunal que lo juzgará y sentenciará.

Este tribunal está integrado por cinco jueces, de los cuales, tres son ciudadanos que fueron elegidos luego de un sorteo extraído de la base de datos de los habitantes de La Paz.

En primera instancia, se sortearon 12 personas, de las cuales, sólo acudieron ocho a la convocatoria de la justicia. De esas ocho, este miércoles se escogió a tres hombres que juzgarán a Fernández.

Sin conocimientos de abogacía

Image caption El presidente del tribunal guardó en reserva los nombres de los seleccionados.

El presidente del tribunal, el juez técnico César Portocarrero, guardó en reserva los nombres de los seleccionados, pero informó que aceptaron el nombramiento y que son personas que no tienen conocimientos de abogacía, porque así lo establece la norma boliviana.

Tampoco puede ser juez ciudadano un funcionario del Poder Judicial o del Ministerio Público, ni un miembro de las Fuerzas Armadas y de la Policía.

"La obligación de los jueces ciudadanos es asistir a las audiencias de forma obligatoria, deben dar su voto cuando amerita en forma pública, o cuando amerita en forma reservada, y dan su voto de acuerdo a su parecer, de acuerdo a lo que ven y de acuerdo a lo que oyen; no necesitan conocer leyes", señaló Portocarrero.

La abogada de las víctimas de la masacre, Mary Carrasco, dijo que lo único que se espera de estos jueces es "un instinto de justicia", puesto que los dos jueces técnicos ya conocen las leyes.

Uno de los casos más polémicos

El juicio contra de Fernández empezará el 19 de junio y ni siquiera el presidente del tribunal tiene idea de hasta cuándo se prolongará.

Los jueces ciudadanos perciben una remuneración por su trabajo y sus empleadores deben darles el permiso necesario para asistir al juicio.

Estos jueces tienen ahora en sus manos uno de los casos más polémicos y sensibles de Bolivia, puesto que durante los hechos de septiembre de 2008 murieron 13 personas, la mayoría campesinos.

Precisamente por eso, la abogada Carrasco exigió a las autoridades las garantías necesarias para que se lleve adelante el proceso.

Los opositores bolivianos consideran que Fernández es un perseguido político del gobierno de Morales y acusan a las autoridades de haber movilizado a los campesinos que luego morirían en los choques con los opositores.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.