Argentina contra el bloqueo a Uruguay

Activistas mantienen cerrado el puente entre Argentina y Uruguay.
Image caption Los activistas ya adelantaron su intención de continuar con la lucha.

Sorpresa e indignación. Eso causó este miércoles en la ciudad argentina de Gualeguaychú, fronteriza con Uruguay, la decisión del gobierno argentino de perseguir judicialmente a los ciudadanos que hace más de tres años y medio mantienen bloqueado un puente binacional, como forma de protesta por el funcionamiento de una planta de celulosa en el país vecino.

Los manifestantes se habían mantenido todo el día en vilo, luego de que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner anunciara que acataría el fallo de un juez federal, que el martes ordenó liberar la vía.

Tras una tensa jornada en la que se especuló sobre el posible envío de gendarmes para desalojar el puente, el jefe de Gabinete del gobierno, Aníbal Fernández, anunció entrada la noche que las autoridades habían optado por denunciar penal y civilmente a los responsables del corte.

"Quienes han sido ocupantes del puente y han tenido actitudes radicalizadas, y a veces violentas, siguen con esa actitud. Hemos visto que no van a acatar el fallo judicial", señaló el funcionario, al anunciar la nueva estrategia gubernamental.

Con nombres y apellidos

Según detalló el ministro, el gobierno presentará denuncias penales "con nombres y apellidos" de los manifestantes, bajo figuras de delitos como amenazas, entorpecimiento del transporte y daños de bienes públicos.

"Hemos presentado además una denuncia civil, porque existe responsabilidad de quienes generan acciones que provocaron cierres de negocios y exportaciones e importaciones", detalló Fernández.

Los llamados asambleístas, que protestan por la instalación de una planta de celulosa en la margen oriental de un río que comparten con Uruguay, y que -según ellos- está siendo contaminado por la fábrica de papel, reaccionaron con insultos y duras críticas al conocer la iniciativa.

"Están judicializando una protesta social", reclamó ante BBC Mundo Martín Alazard, quien criticó el hecho de que las autoridades estuvieran "poniendo el foco en frenar el corte del puente y no en obligar a Uruguay a desmantelar la planta de celulosa".

Fallo de La Haya

En abril, la Corte Internacional de Justicia de La Haya dictaminó que no existe suficiente evidencia que compruebe que la fábrica UPM (ex Botnia) contamina el río Uruguay, como advierten los activistas.

Para el jefe de Gabinete argentino, el dictamen del tribunal significó un "corte definitivo" de este tema. Fernández advirtió que "la decisión debe ser respetada".

Según afirmó, Argentina y Uruguay deben ahora trabajar en implementar el monitoreo conjunto del río, tal como ordenó la Corte, para, de esta forma, garantizar que no haya contaminación.

Durante un encuentro que mantuvo la semana última con el presidente uruguayo, José Mujica, Cristina Fernández de Kirchner había anunciado que en dos meses los mandatarios se volverán a reunir para acordar los detalles de este monitoreo.

Image caption Tres resoluciones anteriores ya habían exigido el levantamiento del corte del puente.

Lea también: Argentina y Uruguay acercan posiciones

De acuerdo con la jefa de Estado, esto respondería a las inquietudes de los asambleístas respecto al daño ambiental que pudiera estar causando la fábrica UPM.

Sin embargo, la activista Cristina Linba dijo a BBC Mundo que Uruguay se opone a que se monitoreen las actividades dentro de la papelera, lo cual hará imposible constatar el verdadero daño.

"Científicos argentinos de la Universidad de Buenos Aires y La Plata ya han demostrado que hay contaminación en el río, por lo tanto exigimos que se desmantele la planta", afirmó.

Firmes

Los activistas de Gualeguaychú anunciaron que llevarán a cabo una asamblea para determinar los pasos a seguir.

No obstante, varios manifestantes adelantaron su intención de "continuar con la lucha".

La analista política uruguaya Mariana Pomies dijo a BBC Mundo que el corte del puente -la vía más cercana entre Buenos Aires y Montevideo- ha causado enormes perjuicios para el comercio y el turismo de su país.

Durante su último encuentro con su par argentina, el presidente uruguayo afirmó que el tema debía "ser resuelto por el pueblo argentino".

En tanto, Fernández señaló que el libre uso del puente internacional debía ser garantizado por la Justicia, y reiteró que no autorizará el uso de la fuerza para poner fin al bloqueo.

Además del fallo del martes, tres resoluciones legales anteriores ya habían exigido el levantamiento del corte, pero esas órdenes no fueron respaldadas con acciones concretas por parte del ejecutivo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.