España plantea una relación diferente entre la UE y Cuba

Juan Pablo de Laiglesia (foto de Raquel Pérez)
Image caption De Laiglesia afirma que la llamada Posición Común de la UE frente a Cuba es insostenible.

Juan Pablo de Laiglesia es el secretario de Estado para Iberoamérica del gobierno español, una pieza clave en el diseño de la estrategia de Madrid hacia el continente. Políticas, en general, consensuadas con el resto de los socios europeos.

Tal vez la única excepción sea la estrategia hacia Cuba, donde la Unión Europea (UE) estableció la llamada Posición Común, que le exige a La Habana que cumpla una serie de requisitos en el área de derechos humanos y democracia como paso previo a la normalización de las relaciones.

Fue el gobierno español de José María Aznar el que empujó a Europa a adoptar esas medidas contra el gobierno cubano, en el mismo momento en que Estados Unidos aprobaba una ley que podía afectar a las empresas europeas que invertían en la isla.

Este lunes posponer la revisión anual de sus relaciones con Cuba hasta septiembre próximo y dejar tiempo para que el diálogo iniciado entre la Iglesia Católica y las autoridades cubanas propicie nuevos avances en materia de derechos humanos en la isla.

Mientras, Madrid trabaja para normalizar las relaciones entre la UE y Cuba, aunque aún no se logra el consenso necesario para eliminar la Posición Común. Juan Pablo de Laiglesia conversó con BBC Mundo al respecto.

¿Por qué España propone cambiar la Posición Común europea hacia Cuba?

La verdad es que han cambiado mucho las cosas desde 1996, ha cambiado la situación en Cuba. Ha cambiado la posición de prácticamente la totalidad de los pases latinoamericanos; todos tienen relaciones normales con Cuba. Cambió la posición de Estados Unidos. El gobierno de (Barack) Obama abrió más vías de comunicación y de diálogo.

También cambió el escenario europeo. Varios países han reanudado el diálogo político con Cuba, alguno ha realizado incluso una visita de Estado a la isla, se reanudó la cooperación y, en algunos casos como el español, tenemos un marco de diálogo político y sobre derechos humanos.

La misma Comisión (Europea) mantiene con La Habana relaciones normales de cooperación, al punto de estar elaborando un documento de Proyecto país.

Por otra parte, lo que hemos visto en estos 14 años es que la Posición Común ha sido totalmente ineficaz, no ha producido resultados, ha sido claramente identificada como uno de los obstáculos para la mejora de las relaciones y no ha producido ningún efecto positivo.

¿Qué propone, entonces, España?

Lo que España ha propuesto a los socios ha sido el desarrollo de un proceso de reflexión para evaluar todo y ver si no ha llegado el momento de pasar a un esquema de relaciones diferente entre la UE y Cuba.

Image caption En mayo, manifestantes en defensa de Cuba protestaron contra la Posición Común en Madrid.

La Posición Común es la única que se mantiene con un país latinoamericano. Todos los demás tienen el paraguas de un acuerdo bilateral.

La Posición Común es un acto unilateral de la UE, mientras que el resto de las relaciones se basan en un acuerdo bilateral que parte de la base de un acuerdo de voluntades entre la UE y el país en cuestión.

Nosotros pensamos que este marco bilateral será más adecuado, sobre todo porque se realiza asumiendo compromisos por las dos partes.

¿Con ese marco bilateral hacia donde se podrá avanzar?

Lo que permitirá es desarrollar con normalidad un diálogo político fructífero en todas las áreas en las que exista la voluntad de concertarse con un compromiso mutuo.

¿Qué pasará con asuntos delicados como el de los derechos humanos?

Hay quienes deducen equivocadamente que este marco que proponemos supondrá un debilitamiento de la política de derechos humanos de la UE.

Image caption Los cancilleres de España y de Cuba, más cerca de una relación bilateral.

Esto es absolutamente falso, en primer lugar porque esa política de derechos humanos es uno de los pilares fundamentales. Tanto es así que la UE no firma ningún acuerdo con otro país que no incluya una cláusula democrática.

Lejos de debilitar la política sobre derechos huamnos, lo que estamos haciendo es fortalecerla, porque hasta ahora en el caso de Cuba se basa sólo en una declaración unilateral. Lo que buscamos es un acuerdo con la otra parte y compromisos.

¿Qué resultados han cosechado en el diálogo político cubano español?

Hemos demostrado que nuestra política de diálogo es mucho mas susceptible de conseguir resultados. Mientras que la Posición Común, la política del aislamiento, no ha producido ningún resultado en 14 años.

La política de diálogo impulsada desde el inicio del gobierno de (José Luis Rodríguez) Zapatero ha dado resultados como la liberación de prisioneros políticos, que hoy viven en nuestro país y disfrutan de una libertad que les permite criticar la política de España hacia Cuba.

¿Qué posibilidades hay de que la UE acepte la propuesta de España respecto a Cuba?

El proceso de reflexión que se está llevando a cabo es un proceso constructivo. Todos sabemos que es un tema sensible que despierta mucho interés en las distintas opiniones públicas, pero yo creo que la solidez de nuestros argumentos va paulatinamente abriéndose camino.

El nuevo consenso que es preciso generar no es seguramente una cosa para mañana, pero está iniciado y va caminando en la dirección correcta.

La Habana se queja de un doble rasero. Hay más preocupación de las violaciones que ocurren en Cuba que de las que suceden en Arabia Saudita, por ejemplo.

Yo creo que la crítica del doble rasero no deja de tener un fundamento. Cuba es el único país latinoamericano que tiene una Posición Común. Hay algo de razón en la apreciación cubana.

Congresistas de Estados Unidos acaban de pedirle a la UE que no cambie la política hacia Cuba. ¿Cuánto pueden influir estas presiones?

En todo caso ésa es una decisión europea y, por el momento, no ha reunido el consenso necesario.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.