Llegan a Bogotá los cuatro rescatados de las FARC

General Luis Mendieta celebra su rescate con su familia.
Image caption General Luis Mendieta celebra su rescate con su familia.

Cuatro uniformados rescatados por fuerzas del gobierno colombiano tras doce años en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fueron regresados a Bogotá para reunirse con sus familias.

El general Luis Mendieta y el coronel Luis Enrique Murillo, ambos policías, fueron liberados en la llamada "Operación Camaleón" junto al sargento el ejército Arbey Argote.

El cuarto secuestrado, el coronel William Donato, que se encontraba escondido tras huir de sus captores, fue localizado en la mañana del lunes para unirse al grupo.

Los ahora ex rehenes coincidieron en que fue un rescate "impecable" y agradecieron por ello al presidente colombiano, Álvaro Uribe.

El ministro de Defensa, Gabriel Silva, calificó la operación de "quirúrgica", ya que -aseguró- se saldó sin muertos. Además, adujo razones de seguridad para no ofrecer más detalles: "Sería contarle al enemigo todo lo que sabemos".

El rescate tuvo lugar a unos 28 kilómetros de donde fue efectuada la "Operación Jaque", con la que en julio de 2008 se liberó a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt junto a tres estadounidenses y once militares colombianos.

"Operación Camaleón"

Image caption El general Mendieta era el uniformado de más alto rango en poder de las FARC.

Un portavoz de la Casa de Nariño informó al corresponsal de BBC Mundo en Colombia, Hernando Salazar, que en el rescate participaron efectivos del ejército, la policía y la fuerza aérea.

El ministro Silva sí comentó que eran 300 hombres los que custodiaban a los liberados antes de su traslado a la capital colombiana.

Pese a la negativa del funcionario a dar más detalles, el diario El Tiempo, que cita al comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla, informa que el detonante de la operación fue la captura, en un combate, del rebelde "Marcos Padilla".

Siempre según el periódico, el insurgente decidió abandonar las FARC y contó por dónde eran trasladados los secuestrados en los alrededores del municipio de Calamar, en el departamento de Guaviare, región selvática al sureste del país.

Lea también: Las FARC dan pruebas de vida de cinco rehenes

La "Operación Camaleón" comenzó el viernes con el desplazamiento de los 300 hombres hasta San José del Guaviare.

Debido a las condiciones meteorológicas, los mandos decidieron ponerse en marcha en la madrugada del domingo, cuando los encargados de establecer un cerco de seguridad se descolgaron desde helicópteros.

Entrada la mañana, el resto de efectivos alcanzó el campamento de las FARC. Un cordón de 30 comandos sacó de la zona al general Mendieta y al Coronel Murillo. Poco después, el presidente Álvaro Uribe hizo público el rescate de los dos policías.

Cinco horas más tarde, encontraron al sargento Delgado. El militar dijo que el coronel Donato, el cuarto integrante del grupo, se había separado de él para aumentar las posibilidades de que sean rescatados.

Sin víctimas

"Sin una baja y sin poner en riesgo la vida de los secuestrados, logramos la meta de la liberación de estos uniformados", le dijo el ministro Silva a la prensa.

Image caption El ministro de Defensa describió la operación como "quirurgica" porque se saldó sin fallecidos.

El funcionario relató que los rehenes eran custodiados por unos 40 rebeldes, pero inistió en no ofrecer más detalles para no alertar a los miembros de las FARC de las intenciones operativas de las fuerzas gubernamentales.

"No vamos a dar detalles de cómo llegamos al resultado porque sería realmente contarle al enemigo todo lo que sabemos".

El corresponsal de BBC Mundo recuerda que otros 20 militares y policías permanecen en manos de las FARC.

Según Hernando Salazar, a menos de una semana para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el rescate de los tres efectivos aparece como "un punto a favor" de Uribe.

Voces críticas de este tipo de operaciones, como la Carlos Lozano, director de semanario de izquierdista Voz, temen que nuevos intentos de liberar rehenes se salden con consecuencias fatales.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.