Mundial Sudáfrica 2010: México busca la venganza ante Argentina

México se enfrenta este domingo a Argentina con el resabio de alguien a quien le hicieron una injusticia.

Image caption Para cumplir con el objetivo de superar los octavos de final, México debe vencer a Argentina.

El reconcomio viene desde hace cuatro años, en el Mundial de Alemania 2006, cuando la albiceleste eliminó al "Tri" de manera extraordinaria, en un partido que bien pudo haber resultado a favor de los mexicanos.

El encuentro también era de octavos de final y se jugó en una cálida noche de verano europeo en Leipzig. México abrió primero la cuenta, pero luego, con las acciones igualadas a uno, Jared Borghetti tuvo un mano a mano con el portero argentino Roberto Abbondanzieri.

Por un espacio de microsegundos, millones de personas contuvieron el aliento. ¿Podría México sacar a Argentina? No, fue la contundente respuesta. Borghetti se lo comió.

El fallo lo pagó caro el "Tri". En tiempo extra, Maxi Rodríguez logró el gol de su carrera. Desde fuera del área, con poco ángulo, recibió un centro del otro lado del campo y, sin dejar que tocara el suelo, mandó la pelota al al fondo de las redes.

Esto no sólo desató el júbilo argentino, pero la desazón mexicana por igual. Algo que pareció tan cerca se escapaba como la arena entre las manos.

"Hace cuatro años fue un partido difícil, pero ahora puede ser diferente", le dijo a BBC Mundo el defensa de México, Carlos Salcido.

"Este no es el mejor cruce que podríamos haber tenido, pero ni modo, hay que enfrentarlo", apuntó.

A punta de revólver

Salcido tiene una gran responsabilidad ante Argentina. Probablemente le toque detener a Lionel Messi, uno de los mejores jugadores del torneo hasta el momento.

Image caption La gran preocupación de México es parar a Messi, quien todavía no ha marcado un gol en el Mundial.

La facilidad con que "La Pulga" se ha quitado marcadores en este Mundial ha sido asombrosa.

"Pues habrá que hacer todo lo posible para pararlo", dijo Salcido.

"Yo conozco bien a Messi porque teníamos una buena amistad en el Barcelona, pero le deseo que tenga un buen partido", comentó a BBC Mundo Giovani Dos Santos, quien pese a jugar en el ataque probablemente deberá bajar a ayudar a contener al argentino.

Quien sí cree tener la fórmula para detener a Messi, es Guillermo Franco.

"Habrá que pegarle un tiro", suelta con un rostro serio que hace dudar de si habla en broma o en serio.

"Le vamos a pedir a Dios, porque cómo detienes a un crack como él, es imposible", dice Franco con una inusual sinceridad para un futbolista profesional.

"Es el mejor jugador del mundo, tiene mil variantes, velocidad, frena, arranca, es muy difícil pero haremos el mejor trabajo que podamos", agregó.

Peso histórico

Franco nació en Argentina y es mexicano nacionalizado, pero afirma que el partido no es especial personalmente para él por esta situación.

"No decidí dónde nacer, pero sí decidí ser mexicano y me siento 100% mexicano", indicó.

Image caption Aguirre cree que pueden cambiar la historia, como sucedió contra Francia en la fase de grupos.

En los días previos al choque de este domingo Franco ha sido objeto de fuertes críticas de la prensa de su país, al punto que un diario lo señaló de ser "el argentino más peligroso".

En las redes sociales también ha habido numerosos comentarios en su contra por quienes prefieren ver a Javier "Chicharito" Hernández liderando el ataque, en vez de Franco.

Pero sea quien sea el que decida el técnico Javier Aguirre poner en la delantera, México se enfrenta a uno de los mejores equipos en el torneo, que además se ha impuesto las dos únicas veces que se han medido en un Mundial (1930 y 2006).

"Vamos a ver si podemos cambiar la historia", señaló Aguirre.

En los últimos 25 partidos entre los dos el Tri sólo ganó cuatro y perdió 11.

El último triunfo en partidos oficiales se dio en la Copa América de 2004 en la que participaron actuales miembros de ambos equipos como Carlos Tévez, Javier Mascherano, Gabriel Heinze, así como los mexicanos Gerardo Torrado, Ricardo Osorio y Rafael Márquez.

"Vamos a intentar vencer a las estadísticas. Somos 11 contra 11, que pite el árbitro y vamos a jugar al fútbol", sentenció Aguirre.

Para México, tras dos derrotas mundialistas ante la albiceleste, la tercera podría ser la vencida.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.