Mundial Sudáfrica 2010: Bielsa trama la caída de Brasil

La afición chilena reconocwe la labor de Bielsa.

El seleccionador de Chile, Marcelo Bielsa, llegó al Mundial con algo que demostrar. Hace ocho años, a cargo de Argentina, no pasó de la primera ronda. En Sudáfrica, por momentos llegó a parecer que la misma suerte iba a correr con la selección del otro lado de la cordillera de Los Andes.

Contra España, con dos a cero en contra y un hombre menos sobre la cancha, los chilenos llegaron a pensar en lo peor. Sin embargo, el equipo no dio ni un paso atrás, marcaron y el empate de Honduras con Suiza garantizó el pase.

"Celebrar la clasificación, cuando se superpone a la derrota, genera ambivalencia". Clásico de Bielsa. Ese lenguaje sólo podría venir de uno de los más curiosos entrenadores en Sudáfrica.

Como señala analista del fútbol latinoamericano de la BBC, Tim Vickery, Bielsa es sobre todo osado. Siempre alinea tres delanteros, dos extremos muy abiertos en las alas. No le ve el sentido a los convencionales defensores laterales.

Image caption La afición Chilena reconoce y alaba el trabajo del seleccionador argentino.

Si el oponente juega con dos puntas, él alineará a tres defensores, dos marcadores y un líbero. Un centrocampista de contención acompaña a la zaga. El resto, a presionar en el campo del contrario. Esto es lo que se esconde tras el 3-3-1-3.

Sin embargo, en ocasiones Chile dispone de una fórmula 4-2-1-3, pero los conceptos son los mismos, siempre tres arriba y detrás un centrocampista ofensivo.

Con un fútbol de altísimo ritmo, el equipo ataca con muchas combinaciones, profundidad y con muchos hombres por delante del balón. El objetivo: presionar arriba.

La fórmula parece funcionar mejor con Chile que con Argentina. Aunque Bielsa vivió buenos momentos con la albiceleste, a la que clasificó con brillantez para el Mundial de 2002 y con la que no ganó la Copa América 2004 por un golpe de mala suerte.

Y es que en Chile, el técnico no tiene que luchar contra toda una forma tradicional de jugar. El fútbol chileno carecía de identidad fija. Un suelo fértil donde Bielsa ha podido trabajar que además cuenta con un excelente grupo de futbolistas, terceros del mundial juvenil de Canadá en 2007.

Las armas contra Brasil serán las mismas que pusieron en aprietos a los españoles. Las miradas, además, recaerán en el extremo derecho Alexis Sánchez, quien atacará el flanco más débil del equipo de Dunga.

Pese a las dos derrotas sufridas en las eliminatorias (0-3 en Santiago y 4-2 en Brasil) hay una luz de esperanza por lo sucedido en Fortaleza, cuando remontaron el marcador y tuvieron tres ocasiones claras de adelantarse en el partido. En aquella ocasión los pentacampeones mundiales reaccionaron a tiempo. Tal vez hoy no tengan tiempo.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.