Los habanos ya no están de moda

Fidel Castro con un habano
Image caption Fidel Castro fue durante años la imagen de los puros habanos en todo el mundo.

La terraza del Hotel Nacional en La Habana ha sido desde hace tiempo un lugar de encuentro para los aficionados a los puros. El primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill, solía venir aquí y fumaba tantos habanos que incluso una empresa usó su nombre para promocionarse.

Después de la revolución de 1959, fue la imagen de Fidel Castro con un gran habano la que dio la vuelta al mundo. Con el tiempo, sin embargo, el ex presidente cubano tuvo que dejar de fumar por motivos de salud.

Ahora, la industria tabaquera cubana atraviesa un mal momento por la combinación de dos factores adversos: el avance en todo el mundo de los grupos de presión antitabaco y la recesión económica.

La cosecha de tabaco de este año cayó un 14% según Guerrillero, el semanario del Partido Comunista en la provincia productora de tabaco de Pinar del Río, en el oeste del país.

Embargo de EE.UU.

Image caption Los avances de los grupos de presión antitabaco están causando estragos a la industria

"Hubo una reducción de las plantaciones debido a la limitación de recursos que ha causado la crisis económica", dijo el semanario cubano.

Cuba vende el 70% de los puros de alta calidad que se consumen en el mundo excluyendo el mercado estadounidense donde aún están prohibidos a causa del embargo comercial.

Las ventas cayeron un 8% en 2009 y la exportación se redujo aún más drásticamente, desde los 217 millones de 2006 hasta los 73 millones del año pasado.

Habanos, empresa monopolística, ha acumulado reservas de sus puros con la esperanza de que el presidente estadounidense, Barack Obama, pudiera decidir levantar el embargo.

Como eso parece improbable, han comenzado a hacer uso de sus existencias antes de que sea demasiado tarde.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.