Betancourt se arrepiente de pedido de indemnización

Imagen de la entrevista televisada a Ingrid Betancourt
Image caption Medios de comunicación y políticos colombianos han criticado a Betancourt por reclamar US$ 6,8 millones

Tres días después de estar recibiendo un alud de críticas por haberle reclamado al estado colombiano una indemnización de 6,8 millones de dólares, la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, que pasó seis años y medio secuestrada por la guerrilla, dijo que se arrepiente de haber hecho ese pedido.

"No hay demanda, no va a haber demanda y no he tenido la intención de demandar", dijo Betancourt, desde Nueva York, en una entrevista a Caracol Radio y el Canal Caracol.

En realidad Betancourt había presentado una solicitud de conciliación, el primer trámite procesal exigido por la ley colombiana para demandar al estado.

Lea: Betancourt reclama al estado colombiano US$ 6,8 millones

La dirigente política fue raptada el 23 de febrero de 2002 en el sur del país cuando se dirigía a San Vicente del Caguán, que hasta tres días antes había sido el epicentro de un accidentado proceso de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

Desde cuando ocurrió su secuestro, muchas voces cuestionaron a Betancourt por haber ido a esa zona, en medio de los fuertes enfrentamientos que había entre el ejército colombiano y la guerrilla.

Cuando se conoció su pedido de indemnización, el ex comisionado de Paz Camilo Gómez comparó a Betancourt con la persona que se mete a un sitio donde hay una balacera.

Pero en su entrevista de este domingo, Betancourt dijo que el día de su secuestro le fue quitada la escolta oficial y narró que un general del ejército no le puso obstáculos para que viajara por la carretera donde fue raptada junto a Clara Rojas.

Lea también: "Mueren 12 guardias del líder de las FARC"

Oleada de críticas

La ex candidata habló luego de que su solicitud de conciliación provocó una oleada de críticas en su contra. El vicepresidente de la república, Francisco Santos, la calificó como "una puñalada" y la revista Semana dijo que se trataba de una acción "insólita" y de un "suicidio político".

Entre tanto, muchos columnistas criticaron a Betancourt y se crearon grupos en redes sociales, uno de los cuales, en Facebook, propone declararla "persona no grata".

Betancourt explicó que su solicitud de conciliación al estado no era una demanda, sino la "posibilidad de sentarse… a exponerle unos hechos, para determinar si hay o no lugar a una indemnización".

Cuando Darío Arizmendi, el periodista que la entrevistó, le dijo que 6,8 millones de dólares es una suma muy alta, la ex candidata admitió que es una cifra "astronómica", pero enseguida aclaró que se trataba de algo simbólico.

Y se quejó de que la hayan tildado de "loca" e "imprudente" por hacer el viaje que terminó en su secuestro, cuando ella era candidata a las elecciones presidenciales, que se realizaron en mayo de 2002.

"Yo no fui irresponsable y no soy irresponsable. Yo no quería encontrarme en una situación de secuestro por seis años. Me quitaron los escoltas y me dejaron seguir y si era tan riesgoso tenían que haberme bloqueado en ese retén y no dejarme pasar", afirmó la ex candidata.

Y agregó que si las Fuerzas Militares no estaban en control de la zona donde fue secuestrada, "tenían que impedir el tránsito (por la carretera)", pero no lo hicieron.

Sin embargo, sostuvo que los responsables de su secuestro "fueron las FARC".

Betancourt reiteró que siente gratitud por el presidente Álvaro Uribe y el ejército que la rescató en la Operación Jaque el 2 de julio de 2008 y recordó que ese no era el gobierno que había en febrero de 2002.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.