Bolivia en conversaciones con el gobierno chileno

Evo Morales y Sebastián Piñera
Image caption Bolivia y Chile acordaron reanudar conversaciones bilaterales.

Este lunes, Bolivia y Chile retomaron las negociaciones para dejar atrás más de 130 años de diferencias sobre una cuestión clave: la salida boliviana al mar.

Los vicecancilleres de ambos países se reunieron en La Paz para avanzar en la agenda de 13 puntos que busca resolver el diferendo limítrofe que separa a ambas naciones desde la Guerra del Pacífico de 1879.

El principal desacuerdo reside en el reclamo boliviano de los 400 kilómetros de costa y 128.000 km2 de territorio que el país perdió a manos de su vecino en el conflicto fronterizo.

Los roces por la exigencia boliviana de una salida marítima llevaron a que los vecinos rompieran relaciones diplomáticas en varias instancias, la última en 1978.

En 2006, la entonces presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y el jefe de Estado de Bolivia, Evo Morales, lograron acercar posiciones y acordaron instaurar una agenda bilateral para tratar sus diferencias.

Los encuentros bianuales de ambas cancillerías debieron suspenderse a comienzos de 2010 debido al terremoto que azotó a Chile a fines de febrero.

La reunión de este lunes es la primera desde que llegó a la presidencia de Chile Sebastián Piñera, quien durante la campaña se expresó contrario a ceder territorio a Bolivia.

¿Solución?

Durante una conferencia de prensa, Morales aseguró que las diferencias ideológicas con el gobierno derechista de Piñera no frenarán las negociaciones.

"El proceso de diálogo continuará porque no es sencillo solucionar una demanda como la marítima, que viene de un conflicto bélico", señaló.

No obstante, analistas chilenos consultados por BBC Mundo desestimaron la posibilidad de que el gobierno de Chile acuerde entregar territorio a Bolivia.

"A lo largo del tiempo, las encuestas en Chile siempre muestran que la ciudadanía no está de acuerdo con ceder al reclamo de soberanía boliviano", dijo a BBC Mundo el investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Rodrigo Álvarez Valdés.

"Si los gobiernos de la Concertación, que tenían una visión latinoamericanista, no estaban dispuestos a entregar territorio a Bolivia para resolver el diferendo, es impensado que Piñera ceda a esta petición", señaló el experto.

Avances

Image caption Bolivia y Chile llegaron a un preacuerdo en el conflicto de las aguas del Silala

Ahora bien, ¿será posible alcanzar una solución para un conflicto centenario, aunque sea en el largo plazo?

Pese a creer que el reclamo de Bolivia no será resuelto a través de las negociaciones reiniciadas este lunes, Álvarez Valdés resaltó los avances logrados desde que se acordó la agenda de 13 puntos.

"Las relaciones entre Bolivia y Chile han estado mejor desde 2006 que en todos los años anteriores desde que concluyó la Guerra del Pacífico", aseguró.

Uno de los logros fue el anuncio de Chile de que concluyó el proceso de desminado en la frontera compartida, en los que había casi 23.000 artefactos explosivos instalados en la década de 1970 por el gobierno de Augusto Pinochet.

Lea: Chile desmina su frontera con Bolivia

El cónsul general de Bolivia en Santiago, Walker San Miguel, mostró a BBC Mundo su beneplácito por el anuncio.

"Estos eventos están marcando esta época de descongelamiento de las relaciones que tuvimos en los años pasados", señaló.

Otro avance, considerado histórico, fue el preacuerdo logrado en 2009 para poner fin al diferendo binacional sobre las aguas del transfronterizo río Silala.

En abril de ese año, ambos gobiernos anunciaron preliminarmente un pacto por el que Chile aceptó pagar por el uso del 50% de esas aguas.

Comercio

Según los observadores, el acercamiento entre Bolivia y Chile también puede verse en un aumento de los intercambios culturales y educativos entre ambos vecinos.

Otra área que creció fuertemente fue la del comercio.

Según un estudio de Flacso, el intercambio comercial bilateral aumentó un 77,2% desde 2000.

En ese período Chile incrementó sus exportaciones al país antiplánico en un 74,1%, mientras que Bolivia lo hizo en un 94,3%.

Para Álvarez Valdés, el comercio estará en el centro de la política que mantendrá el gobierno de Piñera hacia La Paz.

"Piñera insistirá en que Bolivia aproveche al máximo las instalaciones que Chile le ofrece en el norte de su país para poder aumentar sus exportaciones", especula el experto.

En tanto, el analista minimizó el riesgo de que las amenazas belicistas de opositores a Morales, que pidieron usar medios militares como complemento a las gestiones diplomáticas, puedan revertir el buen curso de las negociaciones.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.