Piñera no aplicará un indulto bicentenario

Piñera y ell arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errazuriz
Image caption Para Piñera "no es prudente" adoptar un indulto general, aunque no rechazó indultos particulares.

Luego que las iglesias católica y evangélica le presentaran sus propuestas para un indulto bicentenario en Chile, el presidente Sebastián Piñera anunció que no aplicará un beneficio general, y que sólo estudiará casos específicos en los que no incluirá a condenados por crímenes de lesa humanidad.

Chile celebrará los 200 años del inicio de su proceso de independencia este 18 de septiembre, y con motivo de esta efeméride el mundo eclesiástico propuso analizar el estado del sistema carcelario y otorgar beneficios a quienes más lo necesitaran.

Piñera dijo este domingo que en los últimos 10 años se realizaron tres concesiones generales de indulto, agregando que en la actualidad "no es prudente ni conveniente" adoptar una nueva medida de este tipo.

"Sin perjuicio de lo anterior, acogeré el espíritu de las propuestas de las iglesias y su invocación a la compasión, el perdón y la reconciliación a través del ejercicio de la facultad presidencial de otorgar indultos particulares", señaló el mandatario.

Características específicas como edad avanzada, enfermedades terminales u "otras razones humanitarias equivalentes" fueron citadas por el mandatario, quien aclaró que quedarán excluidos "aquellos condenados por delitos especialmente graves, como son los de lesa humanidad".

"He tomado esta decisión después de una serena reflexión y con una profunda convicción de que es lo mejor para Chile y los chilenos", manifestó Piñera, quien recalcó que más que perdonar a condenados se centrará en mejorar sus condiciones a través de "una profunda reingeniería y modernización" del sistema penitenciario.

Lea: Chile: Iglesia pide extender indulto a ex militares

Un primer paso

Las palabras de Piñera fueron tomadas como una negativa a incluir a militares en retiro condenados por violaciones a los derechos humanos durante el gobierno de Augusto Pinochet, aunque desde la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) quedaron con una duda que buscarán aclarar.

"Es un primer paso importante, pero necesitamos conversar sobre los términos exactos de lo que significa", indicó a BBC Mundo la dirigente de la AFDD Mireya García, quien recordó que "en nuestro país los violadores a los derechos humanos no están condenados bajo la tipificación de crímenes contra la humanidad".

Ante esto, el organismo espera reunirse con el presidente, "porque tenemos que ver si efectivamente cuando él señala ante todo el país que no se va a indultar los crímenes contra la humanidad están incluidos el secuestro permanente, la tortura y todas las tipificaciones que han servido para procesar y condenar a los violadores de derechos humanos".

La AFDD se mostró contraria a la propuesta de las iglesias chilenas, y el anuncio del presidente fue destacado como un "punto de partida para una política que signifique que las penas se cumplen efectivamente en los casos de violaciones a los derechos humanos".

No a casos de derechos humanos

La aclaración al anuncio de Sebastián Piñera llegó en voz del ministro de Justicia, Felipe Bulnes, quien señaló que "cuando estamos hablando de crímenes de lesa humanidad estamos hablando derechamente de cualquier persona que haya estado condenada por casos de (violación a los) derechos humanos".

Desde el sector militar insisten en que es necesario tener en cuenta los casos más delicados, según expresó Rafael Villarroel, ex vicecomandante en jefe del Ejército y presidente de la fundación 'Chile mi Patria'.

Image caption La iglesia católica está "satisfecha" y aplaudió el compromiso de Piñera de mejorar el sistema carcelario.

"Esperamos que en este caso particular, que sin duda es complicado para el presidente resolverlo, considere todos los aspectos humanitarios que hay que considerar en relación al personal en retiro de la defensa nacional que está sometido a proceso o condenados", indicó en declaraciones radiales.

En la iglesia católica se manifestaron conformes con la postura adoptada por Piñera, y el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Alejandro Goic, destacó que la propuesta fue bien acogida.

"Nos deja muy satisfechos y nos deja satisfechos sobre todo el hecho de que el debate se instaló en la comunidad nacional", afirmó, remarcando que ellos buscaban que el sistema carcelario fuera mejorado y "el presidente ha dado señales muy claras de que van a preocuparse de aquello".

El hacinamiento es una realidad en las cárceles chilenas, y Piñera le dio tres meses al ministro de Justicia para entregarle un informe detallado de la situación penitenciaria.

Lea: Rebajan la pena a militar chileno

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.