Brasil: cientos de indígenas ocupan central hidroeléctrica

indigena de Brasil
Image caption Armados con arcos y flechas, los indígenas exigen indemnización.

Armados con arcos y flechas, cientos de indígenas brasileños de ocho grupos étnicos de la Amazonia ocuparon una planta hidroeléctrica en construcción porque, aseguran, está sobre el terreno de un cementerio sagrado.

Durante todo el domingo permanecieron apostados en la central de Dardanelos, en la ciudad de Aripuana, sin permitir la entrada o salida de cerca de un centenar de obreros, que viven en barracones en la zona y trabajan en la construcción, según informaciones de la agencia oficial de noticias del gobierno, Agencia Brasil, a las que tuvo acceso BBC Mundo.

Los indígenas exigen una indemnización por parte de la compañía responsable de la obra.

El coordinador de la Fundación Nacional Indígena (FUNAI) de Juina, Antonio Carlos Ferreira, aseguró que "ellos no quieren dinero en mano", sino que "lo que quieren es un programa de sostenibilidad que compense la pérdida que ha supuesto para ellos ese lugar arqueológico".

Mejoras sociales

Según Ferreira, no se ha registrado ningún acto violento. Sin embargo, desde la empresa dueña de la hidroeléctrica, Aguas da Pedra, aseguraron que los trabajadores que quedaron atrapados dentro de la zona ocupada están asustados.

El responsable de Medio Ambiente de la compañía, Paulo Rogelio Novaes, explicó que los indígenas amenazaron con "prender fuego a la obra" si las autoridades no resuelven el conflicto.

Y aseguró que los indígenas reivindican mejores condiciones sociales, como el acceso a la educación y la salud, o la inclusión en el programa 'luz para todos', que -dijo- "son problemas que el estado tiene que resolver, pero ellos piensan que son responsabilidad de la planta".

Se espera que el lunes lleguen a la zona representantes del Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico del Ministerio de Minas y Energía de Brasil para mediar en el conflicto.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.