Ex presidente acusa a tabacalera en Uruguay

Cigarrillos.
Image caption La legislación antitabaco de Uruguay es una de las más avanzadas del mundo.

El presidente de Uruguay, José Mujica debe decidir si aprueba o no la flexibilización de algunas medidas antitabaco, luego de que el ex presidente Tabaré Vázquez, impulsor de una fuerte política contra el tabaquismo durante su mandato, acusara al actual gobierno de ceder ante los reclamos de la tabacalera Philip Morris International (PMI).

El viernes pasado el ministro de Salud Pública, Daniel Olesker, dijo que el gobierno se aprestaba a firmar un decreto por el cual se reduciría el tamaño de los pictogramas y advertencias sobre los riesgos de fumar en las cajillas de cigarrillos del 80% al 65% de la superficie del envase.

Indicó además que se estudia modificar el decreto vigente que prohíbe a una misma firma vender distintas versiones de una marca de cigarrillos, como las denominaciones light, super light y otras.

El anuncio se produjo a cinco meses de que la empresa PMI iniciara una demanda contra el gobierno uruguayo, aduciendo que con algunas de las medidas adoptadas en la lucha contra el tabaquismo se le había dado a la empresa "un trato injusto" y que se estaba violando el tratado de promoción y protección de inversiones, celebrado en 1998 entre Uruguay y Suiza, donde la firma tiene su sede.

"Presión chantajista"

El ex presidente Vázquez, oncólogo de profesión, expresó su "profundo rechazo" a las modificaciones anunciadas por el actual gobierno. En un programa de televisión del canal estatal, aseguró que se trata de "una presión chantajista de una multinacional como Philip Morris, que lo que busca es doblar la voluntad del gobierno uruguayo para luego sacar réditos y mostrarlo como un triunfo".

Vázquez entiende que lo que busca la empresa es "presionar para que en otros lugares vean hasta dónde está dispuesta a llegar. Pero no hay que dar ni un paso atrás porque esto es una cuestión de principios", aseguró al diario El Observador.

El antecesor de Mujica dijo a la prensa que escuchó fuertes rumores de que el gobierno estaba negociando con Phillip Morris International para evitar ir a un juicio.

BBC Mundo intentó contactar con la oficina local de la multinacional, pero la firma declinó hacer declaraciones.

El ministro de Salud Pública negó que la modificación de la normativa obedeciera a las peticiones que realizó la empresa, pero no aclaró por qué se hizo este cambio.

Olesker dijo también que con esta reducción, el país continúa cumpliendo con el Convenio Marco para el Control del Tabaquismo, propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que fijó que las advertencias sanitarias ocuparan un mínimo de 30% de espacio en la cajilla.

Tras las críticas expresadas por Vázquez, este lunes el ministro Olesker y el canciller Luis Almagro aseguraron en una conferencia de prensa que las modificaciones no afectan la política de tabaco del gobierno y que la intención es "pulir la legislación vigente y mejorarla".

"Claudica un país ejemplo"

En marzo de 2006 Uruguay se convirtió en el primer país de América Latina y el quinto del mundo en ser libre de humo de tabaco. En los años siguientes se adoptaron otras medidas que lo convirtieron en uno de los países que cuenta con normas antitabaco más estrictas en todo el mundo.

Eduardo Bianco, presidente del Centro de Investigación para la Epidemia del Tabaquismo (CIET), dijo a BBC Mundo que "tenemos claro que el juicio contra Uruguay no es por el dinero que la multinacional estaría perdiendo, que a lo sumo serían US$8 millones, sino que la empresa quiere mostrar que ellos pueden más que un país soberano, que pueden doblegar al país que ha adquirido prestigio por la lucha contra el tabaco y está siendo un modelo de referencia a nivel internacional".

"Si hoy Uruguay, por no enfrentar un juicio, claudica y retrocede, ¿por qué no usar otro juicio para desafiar otras prohibiciones, como la de fumar en lugares cerrados o los altos impuestos al tabaco que se impusieron?", se preguntó el presidente del CIET.

Vázquez anunció que difundirá este asunto a nivel internacional, cuando este martes dé una charla ante empresarios argentinos en Buenos Aires y el miércoles participe en el Congreso Sudamericano de Oncología en esa ciudad. El ex mandatario dijo que "denunciará a Philip Morris por esta presión que está ejerciendo sobre Uruguay", y criticará la flexibilización de una política que, a su entender, logró disminuir los infartos de miocardio en un 17% y que el consumo de cigarrillos cayera del 50% al 31%.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.