Arpaio: "Seguiré con mis operaciones"

Joe Arpaio
Image caption Arpaio aseguró que continuará con su plan para lanzar este jueves su redada número 17.

El que dicen es el sheriff más duro de Estados Unidos, Joe Arpaio, aseguró este miércoles que continuará con sus redadas en el condado de Maricopa a pesar del fallo de la jueza federal Susan Bolton que paralizó la puesta en efecto de partes de la polémica ley de inmigración SB 1070 en el estado de Arizona.

Lejos de suspender sus célebres operaciones "antiinmigración ilegal", Arpaio aseguró que continuará con su plan para lanzar este jueves -cuando debían entrar en efecto los preceptos de la ley bloqueados- su redada número 17.

Lea: Jueza bloquea partes de la ley de Arizona

"Yo voy a hacer cumplir la ley. Nadie ha dicho que yo no puedo salir mañana y detener a las personas. ¿Quién ha dicho que yo no puedo hacer eso?", exclamó el alguacil.

"Vamos a realizar la número 17. Yo no creo que (la decisión de la jueza Bolton) afecta lo que vamos a hacer", indicó el sheriff.

Participe: ¿Qué quiere saber de la ley de Arizona?

Amenaza

Durante una rueda de prensa celebrada en Maricopa minutos después de que se conociera la decisión de Bolton, Arpaio no mostró decepción ante la suspensión de la polémica legislación.

Por el contrario, el alguacil apareció desafiante e incluso amenazó con apresar a los cientos de manifestantes que se han congregado en esta ciudad para protestar en contra de la ley SB 1070 y reclamar una reforma migratoria.

Arpaio aseguró que los manifestantes han llegado de California y aseguró que si él anuncia el barrio donde se realizará la redada, "todos esos californianos que han venido a protestar van a querer presentarse ante mi cárcel".

Lea: Claves de la Ley de Arizona

Agregó que "si van y se paran en frente de mi cárcel, y bloquean mi cárcel, ellos van a entrar a mi cárcel".

Evasión

Image caption La paralización de la aplicación de partes de la ley fue bien recibida entre los activistas.

A pesar de que la juez Bolton bloqueó la disposición que requiere que la policía determine el estatus migratorio de una persona detenida en caso de que existan dudas sobre si ese individuo está en el país de forma legal, Arpaio dijo que continuará haciéndolo.

"Si paramos a alguien y no tenemos acusaciones que formularles, llamamos a ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas) para que se hagan cargo", declaró el oficial.

No obstante, el sheriff evadió las preguntas de los periodistas de cómo va a detener a las personas si no han cometido un delito.

"Ocurre de vez en cuando, nosotros tenemos nuestro propio criterio", declaró.

Compasión

Durante su conversación con los periodistas Arpaio dijo sentir "compasión" por los mexicanos.

"Ahora yo soy el malo", expresó, refiriéndose al repudio del que ha sido objeto de parte de la comunidad hispana en Arizona por las repetidas redadas que practica regularmente en sectores del condado en los que viven muchos latinos.

Arpaio enfrenta una demanda por discriminación presentada por cinco hispanos que fueron detenidos durante una de sus operaciones.

El sheriff indicó que su problema no es contra los mexicanos sino contra la inmigración de indocumentados y aseguró que la mayoría de las personas que están en prisión por cometer "todo tipo de crímenes" son inmigrantes indocumentados.

"No podemos decir que todo el que viene aquí lo hace para trabajar", agregó.