Última actualización: lunes, 16 de agosto de 2010 - 08:16 GMT

México: policías con miedo por la violencia narco

Policías que recorren las calles sin uniforme reglamentario para evitar ataques de sicarios. Patrullas con el número de matrícula oculto, deserciones en masa. Miedo y psicosis.

Policía en México

En México hay más policías que miembros del ejército.

Es la situación de los policías mexicanos en varios estados del país con presencia de carteles de narcotráfico.

Los secuestros y los ataques con fusiles de asalto o granadas son frecuentes.

Las autoridades han dicho que se trata de venganzas entre grupos de delincuentes, pero en ocasiones el objetivo es intimidar a los policías.

Algo que han conseguido en algunos casos, como en el municipio de Santiago, Nuevo León, en el noreste del país, donde desde el año pasado unos diez policías han sido asesinados o han desaparecidos.

"Hay psicosis en la corporación, se vive una situación caótica y de mucho estrés", le dice a BBC Mundo Antonio Caballero, secretario de Seguridad Pública del municipio.

Desde 2006, cuando se intensificó la lucha del gobierno contra carteles de narcotráfico, 146 policías de varios niveles han muerto en todo el país según un informe del gabinete de Seguridad Nacional entregado al Senado.

La cifra podría ser mayor. Conteos de medios locales señalan que sólo en 2009 hubo al menos 500 homicidios de agentes policiales, sobre todo de nivel municipal.

clic Opine: ¿legalizar para combartir al narcotráfico?

Sin uniforme

La violencia contra policías ha obligado a improvisar medidas extremas de seguridad.

En Tijuana, en el noroeste de México, la reacción a algún ataque es cubrir el número de identificación de las patrullas, explica Víctor Clark, director del Centro Binacional de Derechos Humanos.

"Este año llevamos 450 asesinados en la ciudad. Si seguimos igual es posible que superemos el récord de 2008, cuando hubo 844 muertos", dice en conversación con BBC Mundo.

Solían llegar a su turno con el uniforme puesto, pero ahora todos lo hacen vestidos de civil. Y ninguno se va a casa con la ropa de policía

Víctor Clark, director del Centro Binacional de Derechos Humanos

Una reacción parecida ocurre en poblaciones fronterizas de Tamaulipas, en el noreste.

En Ciudad Miguel Alemán o Río Bravo, por ejemplo, en ocasiones algunos policías recorren las calles sin uniforme y a bordo de vehículos particulares, especialmente en los días que se intensifica la violencia.

Lo mismo ocurre en Santiago, Nuevo León, aunque según el secretario de Seguridad se debe a que los policías no tienen uniformes nuevos.

Pero el miedo les obligó a cambiar algunos hábitos. "Solían llegar a su turno con el uniforme puesto, pero ahora todos lo hacen vestidos de civil. Y ninguno se va a casa con la ropa de policía", reconoce.

Deserciones

Una consecuencia más del temor a ataques es la deserción masiva de policías, como ha ocurrido en municipios de Michoacán, Sinaloa, Chihuahua, Nuevo León o Coahuila.

En Santiago, por ejemplo, sólo hay un promedio de diez policías activos por cada turno, asignados a la seguridad de 64.000 personas.

Y a veces son menos, dice Antonio Caballero, sobre todo cuando secuestran o asesinan a algunos de sus compañeros.

De acuerdo con analistas, muchos policías desertan por miedo, pero otros lo hacen para evitar su arresto por mantener vínculos con bandas criminales.

En México hay unos 400.000 policías de todos los niveles, una fuerza que supera el número de tropas del ejército, que es de unos 300.000 efectivos, según cifras oficiales.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.