Polémica en Bolivia por entrenamiento militar a civiles

Entrenamiento militar a civiles en Bolivia
Image caption Se desconocen las características del programa de instrucción militar a civiles.

Cientos de bolivianos de distintas clases sociales, entre ellos movimientos indígenas y campesinos, recibirán entrenamiento en manejo de armas con fines defensivos, según reconoció hoy el gobierno de Evo Morales.

Pese a que por el momento se desconocen las características del programa de instrucción militar, así cómo cuántas personas lo realizarán, la oposición ha criticado duramente la iniciativa por considerar que se trata de la formación de las milicias del ejecutivo con objetivos políticos.

El comandante de la octava división del ejército, general Ramiro Siles, dijo que el lunes comenzaron las "actividades de entrenamiento con la ciudadanía para la defensa del país".

Por su parte, el general Hernán Ampuero dijo que el ejército tiene órdenes para "pasar instrucción a personas de todas las clases sociales para refrescar la instrucción militar que recibieron en el cuartel".

La noticia de estos entrenamientos saltó esta semana en Bolivia después de que algunos medios de comunicación difundiesen imágenes de un grupo de mujeres y hombres realizando actividades de entrenamiento militar.

En conferencia de prensa, el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, reconoció que se inició un programa "para ampliar la base de formación cívica a los ciudadanos", si bien no detalló en qué consiste.

Milicias de Morales

Image caption Este proyecto ha generado susceptibilidad entre los opositores.

La corresponsal de BBC Mundo en Bolivia, Mery Vaca, aseguró que la decisión de dar instrucción militar a civiles "ha generado susceptibilidad entre los opositores bolivianos quienes consideran que se están entrenando las milicias de Evo Morales".

En este sentido, el Comité Cívico de la ciudad oriental de Santa Cruz sostuvo en un comunicado que esta iniciativa contradice el artículo 10 de la Constitución que declara a Bolivia como estado pacifista, que promueve la cultura de la paz y rechaza toda guerra de agresión.

También rechazó este programa el sacerdote Marcial Chupinagua, portavoz del presidente de la Conferencia Episcopal de Bolivia, Julio Terrazas, quien considera que el plan provoca un clima de "guerra, desconfianza e inestabilidad que no es favorable ni positivo".

"Gastar en armas es despilfarrar los pocos recursos que se tienen y fomentar un espíritu de constante confrontación", afirmó.

El senador opositor Germán Antelo dijo que pedirá un informe en la Asamblea Nacional para aclarar el plan.

"Nos preguntamos si el objetivo es crear fuerzas paramilitares de apoyo al gobierno", sostuvo.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.