Nuevo choque entre EE.UU. y Venezuela

Foto de archivo de Barack Obama y Hugo Chávez
Image caption Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos siguen siendo conflictivas.

Un nuevo desencuentro está teniendo lugar entre los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos, con motivo de las opiniones emitidas por el embajador estadounidense designado en Caracas, Larry Palmer, por las que ha sido descalificado aún antes de comenzar su trabajo diplomático en esta capital.

En el marco de un cuestionario de rutina formulado por un comité del Senado de Estados Unidos, Palmer dijo que la Fuerza Armada venezolana se encontraba con la "moral baja".

El diplomático también se refirió a la supuesta presencia de campamentos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, en Venezuela, de cuya existencia dijo estar "convencido".

Lea: Venezuela-Colombia-EE.UU.: una mala relación triangular

También aludió a que el presidente Hugo Chávez había "rechazado de manera explícita el principio de separación de poderes y ha ejercido y aumentado el control sobre los poderes judicial y legislativo".

"Injerencia"

Todas estas afirmaciones provocaron el rechazo de diferentes portavoces oficiales en Venezuela, incluido el ministro de la Defensa, Carlos Mata Figueroa, y la Asamblea Nacional.

Mata Figueroa criticó la "injerencia"de Palmer en los asuntos internos nacionales y aseguró que el componente militar venezolano está "más unido que nunca".

Por su parte, el Parlamento aprobó una resolución – con el voto favorable del opositor Frente Humanista – en la que condena las expresiones del embajador designado.

"Palmer ni siquiera ha venido a Venezuela. Lo dijo como un irresponsable", manifestó su presidenta, Cilia Flores.

Aunque el diplomático ha recibido ya la autorización de Caracas para ejercer su cargo en el país, "también se le puede retirar", según afirmó el presidente de la comisión de Política Exterior, el diputado Roy Daza.

En Washington, el portavoz del departamento de Estado, Philip Crowley, manifestó su esperanza de que el incidente no lleve a una repetición del episodio de 2008, en que Venezuela expulsó al embajador estadounidense, y la nación norteamericana respondió con la misma medida.

La situación no se reestableció hasta junio de 2009, cuando los dos países acordaron elevar el nivel de las relaciones.

"Esperamos que (Palmer) sea confirmado por el Senado pronto y esperamos que Venezuela acepte sus credenciales y comience un diálogo más robusto con nuestro representante, más allá de lo que ha sucedido en el pasado", dijo Crowley.

Sin embargo, la cancillería expresó en un comunicado que se encuentra "evaluando las consecuencias de (la) declaración inaceptable (del embajador designado)".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.