Última actualización: miércoles, 11 de agosto de 2010 - 00:18 GMT

¿Para qué sirve la OEA?

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

En la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, fue donde se agravaron las tensiones entre Colombia y Venezuela, por una denuncia colombiana que llevó a Caracas a cortar las relaciones diplomáticas.

Pero fue en Santa Marta, costa del Caribe colombiano, donde parece haberse reducido la tensión bilateral, tras la reunión de este martes entre los presidentres Juan Manuel Santos y Hugo Chávez.

Semanas antes, en la OEA el embajador colombiano, Luis Alfonso Hoyos, presentó "pruebas" de la presencia de guerrilla en territorio venezolano y afirmó que estaba siendo protegida por el gobierno de Chávez.

Si la intención de Hoyos y su gobierno era aprovechar el foro para resolver ese problema, puede decirse que no logró su comentido y que además creó una tensión que la OEA tampoco pudo manejar porque, como dijo desde el principio su Secretario General, José Miguel Insulza, se trataba de "un problema bilateral".

Honduras es otra reciente crisis en la que la actuación de la OEA no parece haber dado resultados. El país sigue suspendido del organismo, pero las acciones tomadas no lograron reestablecer al derrocado presidente Manuel Zelaya.

Multilateral, no supranacional

Reunión de la OEA

Algunos gobiernos estarían en desacuerdo con una OEA más poderosa.

Por eso muchos se preguntan ¿para qué sirve la OEA? ¿Cuál es el poder real de la institución que algunos ven como una burocracia ineficiente y otros como "fachada" de las políticas del Departamento de Estado de Estados Unidos?

En entrevista con BBC Mundo, el Secretario General Insulza, explicó que el carácter multilateral "y no supranacional" de la institución le impide inmiscuirse en esas crisis si las partes no solicitan su participación.

"No hay ninguna organización en el mundo que se involucre en asuntos internos de dos estados miembros sin autorización de esos países. A menos que, claro, y aquí tocamos madera, haya un conflicto abierto, un conflicto armado. Allí hay que tomar cartas en el asunto", afirmó Insulza.

clic Lea: Insulza es reelecto por aclamación

Sin embargo, Insulza niega que la OEA no sea relevante, como aseguran sus críticos, o que no resuelva los problemas regionales, como parece ser la impresión dominante en buena parte de la opinión pública latinoamericana y en los análisis que se hacen en medios de comunicación.

Limitaciones soberanas

El Secretario Insulza ha tratado de hacer la OEA más relevante, pero no creo que lo haya logrado

Eric Langer, Universidad de Georgetown

"El Secretario Insulza ha tratado de hacer la OEA más relevante, pero no creo que lo haya logrado", afirmó a BBC Mundo Eric Langer, director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown en Washington.

Tomando como ejemplo lo sucedido durante la crisis hondureña, Langer afirma que una de las joyas mas preciadas de la corona hemisférica, la Carta Democrática Interamericana, "ha sido un fracaso hasta ahora".

"Lo que se ve es que varios países del hemisferio se están volviendo más autoritarios y anti democráticos, y la OEA no ha podido hacer nada porque dentro de la Carta Democrática no hay una cláusula para poder meterse en asuntos interiores de los países, salvo en el caso de un golpe militar", dijo Langer.

Reconociendo las limitaciones de la Carta Democrática, Insulza dijo que desearía más poder para manejar a tiempo las crisis políticas, cosa que aseguró no se pudo hacer en Honduras porque el presidente Zelaya pidió ayuda "un día antes de que lo golpearan".

clic Lea: Honduras: ¿retorno inminente a la OEA?

Pero para preservar la soberanía y evitar intromisiones en asuntos internos, muchos estados limitan el grado de supervisión internacional y es poco probable que le den más atribuciones a la organización.

Pocos amigos

Manuel Zelaya

La actuación de la OEA en la crisis de Honduras ha sido criticada.

Una OEA con más poder puede no ser satisfactoria por otras razones para algunos gobiernos, como los de Venezuela, Nicaragua o Cuba, que la han calificado de "fachada" del Departamento de Estado para imponerse sobre América Latina.

Al otro lado del extremo ideológico, el organismo también cuenta con detractores, muchos de ellos en influyentes posiciones de poder en Washington.

El representante Connie Mack, el republicano de más alto rango en el Subcomité de Asuntos Hemisféricos del Congreso, la considera tan "inefectiva" que presentó un proyecto para suspender las contribuciones estadounidenses al foro tras la decisión de readmitir a Cuba en el grupo el año pasado.

"Con Insulza al mando, la OEA ha perdido su efectividad como árbitro de la libertad", asegura Mack, quien ha sido muy critico de la "falta de voluntad" del organismo para intervenir o siquiera criticar lo que él considera es la erosión de la democracia venezolana.

Hegemonía disminuida

Éxito en derechos humanos

Incluso los más críticos del trabajo de la OEA reconocen que la organización ha logrado establecer un buen sistema interamericano de protección de derechos humanos.

Lo integran la Comisión, en Washington, que investiga las denuncias que le presentan, y la Corte, en Costa Rica, que procesa los casos que les lleva los comisionados.

El sistema está basado en la Declaración Americana de 1948, primer documento internacional que enumeró los derechos humanos y la Convención Americana de 1969.

Esa "pérdida de de efectividad" de la OEA estaría directamente vinculada al declive del poder hegemónico que ejercía EE.UU. en el continente, según Eric Langer, quien afirma que "cuando no hay un poder hegemónico es muy difícil imponer decisiones en un organismo multilateral".

"Mientras EE.UU. dominaba, no le daba mucha importancia a la OEA porque sabía que podía imponer sus políticas. Ahora vemos que la OEA entra en una fase nueva en la que hay varios polos y eso demuestra que su modelo es muy difícil de mantener", dijo Langer.

En los últimos años, la región ha visto una explosión de nuevos grupos regionales, como la Unión de Naciones del Sur (Unasur), la Comunidad de Naciones de América Latina y del Caribe, o la Alternativa Bolivariana para las Américas, (ALBA).

"Los países liderados por Venezuela están tratando de quebrar el sistema interamericano que incluye a EE.UU. y Canadá, para volcarse a organizaciones como Unasur, que deja a EE.UU. fuera del juego", afirmó Langer, aunque no cree que la OEA pueda desaparecer.

Como la OEA, esos nuevos foros carecen de instancias, al estilo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, para hacer cumplir sus decisiones, por lo que al final son espacios de diálogo adicionales pero no necesariamente más efectivos que la OEA.

Pese a que algunos coinciden en que los ejercicios retóricos que se hacen en esos grupos pueden no tener efectos prácticos inmediatos, todos reconocen que tener un lugar donde los gobiernos puedan dialogar es algo imprescindible para mantener la paz regional.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.